Llevar una vida sana y equilibrada es un pilar básico para lograr una mejor calidad de vida a largo plazo. Solo tienes que seguir unos sencillos consejos para sentirte bien por dentro y todavía mejor por fuera. ¡Toma nota!


1- FORTALECE TU ORGANISMO CON COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS

El estrés, la contaminación y la edad (que disminuye la absorción de los nutrientes) hacen que a veces solo con la alimentación no garanticemos un aporte óptimo de todas las vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales que necesitamos. Además, hoy en día también consumimos demasiados compuestos inhibidores como el café o el alcohol, que disminuyen la absorción de algunos nutrientes como el hierro, el zinc, el calcio… Por ello, una buena opción es compensar esos déficits con complementos alimenticios.

2- CONTROLA EL ESTRÉS Y PIENSA EN POSITIVO

Los niños, la casa, el trabajo… En ocasiones el estrés se apodera de nosotras y es complicado no perder los nervios. Una de las mejores formas de liberar tensiones es dedicar unos minutos al día a relajar tu mente. Prueba esto: concentra toda tu atención en un objeto concreto, ya sea una mesa, una silla o un bolígrafo. Lo más recomendable es que te sientes delante de ese objeto que has elegido y lo mires fijamente (mínimo 3 minutos). Durante ese tiempo, intenta poner la mente en blanco y respirar profundamente. Aunque pueda parecer una tontería, lo cierto es que, gracias a este ejercicio, conseguirás distraer a tu cerebro el tiempo suficiente para evadirte de las preocupaciones.

Y además… trata de ser más positiva

Está comprobado que las personas que experimentan a menudo emociones positivas tienen niveles más bajos de inflamación sistémica, lo que a su vez reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y osteoporosis, entre otras patologías crónicas.

3- MENOS REDES SOCIALES, MÁS VIDA REAL

Estamos demasiado pendientes de las redes sociales o el whatsapp, lo que hace que muchas veces no disfrutemos del momento. Elige un par de horas al día y apaga el móvil. Verás como disfrutas mucho más de las pequeñas cosas, como estar con la familia o tomar algo con los amigos (sin tener que exponerlo). En vacaciones, si te ves capaz, puedes aprovechar y hacer un détox de redes durante 24 horas, te vendrá genial. Además, recuerda que muchos estudios han demostrado que las redes sociales pueden llegar a disminuir la autoestima y afectar a la autoimagen personal. Por ello es importante recordar que no se debe abusar del uso de algunas plataformas como Instagram o Facebook, dado que no reflejan la vida real.

4- CUÍDATE POR FUERA Y BUSCA TIEMPO PARA TI

No se trata de obsesionarse, sino de verse guapa y gustarse. Si quieres lucir una piel fresca, joven y luminosa, es imprescindible que dediques unos minutos al día a cuidarla. Día y noche, apuesta por cremas nutritivas antiedad que incluyan entre sus ingredientes el aceite de almendras, la manteca de karité o el aceite de jojoba. Tampoco te olvides de los cosméticos específicos, que te ayudarán a mantener la celulitis a raya, y a conseguir un vientre plano, un pecho elevado y unos glúteos firmes. Siempre con constancia y sin desesperarse por ver los resultados, ya que la perseverancia es la clave del éxito. En cualquier caso, buscar tiempo para cuidarte y sentirte bien contigo misma es obligatorio y no hay excusas.

5- DUERME 8 HORAS AL DÍA

Solo el 20% de los españoles reconoce dormir entre 8 y 9 horas al día. El resto, apenas alcanzan las siete, el mínimo tiempo reconocido como saludable. Un sueño reparador te dará fuerza para hacer frente al estrés, mantener el sistema inmunológico sano y controlar tus emociones. Intenta seguir una rutina en lo que se refiere a la hora de acostarte y levantarte. Es la mejor forma de que la melatonina, la hormona que se encarga de regular el sueño, cumpla su función. Y además, no te vayas a la cama antes de hacer la digestión, ya que por la noche tu organismo se ralentiza y acumula con más facilidad las grasas.