Hay especies vegetales que actúan como verdaderos purificadores del aire que respiramos en nuestro hogar. ¡Toma nota!


CACTUS

Al realizar su fotosíntesis, absorben mucho más dióxido de carbono que otras especies y regalan oxígeno. Por eso son excelentes junto a las cocinas de gas. Limpian el aire de formaldehídos, que causan irritaciones de nariz y de garganta y que están presentes en espacios donde hay combustiones.

Si tu cocina es de gas, pon esta planta cerca para absorber los restos tóxicos.

ESPATIFILO

Esta elegante planta que procede del Amazonas, aunque se adapta a todos los ambientes, vivirá mejor protegida del sol y con luz abundante. Necesita poco riego. Elimina el monóxido de carbono que puede causar somnolencia y está presente en los humos de combustión y en el tabaco.

Según un estudio, reducen en un 30% la tos y el dolor de garganta.

PALMA

De hoja fina y alargada, esta planta necesita mucha luz y humedad para crecer. A cambio, funcionará como un pequeño pulmón dentro de casa. Limpian el aire de restos de amoníaco, presente en productos de limpieza y ordenadores. Si no se elimina bien, provocará dificultades respiratorias.

Reducen la electricidad y el ruido ambiental.

POTOS

Es muy resistente y no requiere de grandes cuidados, por eso se utiliza para decorar interiores. Se adapta bien a temperaturas entre 17º y 30º C. Sólo hay que regarla cuando la tierra está seca. Eliminan el xileno y el benceno, presentes en pinturas, tintes y detergentes, plásticos y goma.

El exceso de pinturas en una casa puede causar irritaciones en los ojos.