Con el paso de los años, el cartílago que recubre nuestras articulaciones se va desgastando, lo que hace que los huesos estén menos protegidos y aumente el rozamiento, provocando molestias y dolor. Además, nuestro cuerpo va perdiendo la capacidad de producir colágeno, una proteína que se encuentra de forma natural en los cartílagos, los huesos y la piel y que ejerce una función esencial para la estructura y funcionamiento de las articulaciones. Por este motivo, es fundamental cuidar nuestras articulaciones para prevenir futuras molestias.

La edad es un factor determinante para la aparición del desgaste articular, ya que está estrechamente ligado a la degeneración natural que sufren las articulaciones a medida que envejecemos. Sin embargo, nuestras articulaciones pueden tener una edad superior o inferior en relación con nuestra edad real, reconocido bajo el nombre de edad articular. Nuestra edad articular puede diferir de nuestra edad natural en función de nuestros hábitos, estilo de vida, lesiones o por factores genéticos.

1. Realizar ejercicio físico

DL-a01743085
Gtres

Con el paso de los años, las rodillas, las manos, las lumbares, las cervicales… los dolores en las articulaciones son muy normales, y a medida que pasan los años más. Pero no tenemos que vivir así y es que con ejercicio podemos evitarlo y para aliviar los síntomas. Entre los ejercicios aeróbicos de bajo impacto para las articulaciones, está el caminar, la bicicleta, la natación o la elíptica. Lo ideal es hacer hasta 150 minutos de ejercicio a la semana. El Yoga, por ejemplo, también es bueno porque reduce la rigidez.

2. Comer sano

DL-a01841238
Gtres

Sigue una dieta lo más sana posible y variada, prestando especial atención a los lácteos (para fortalecer los huesos), las proteínas (para los músculos) y las vitaminas A, C y D.  También es muy recomendable consumir frutos rojos como fresas o cerezas, por ejemplo, porque son alimentos antioxidantes y anti-inflamatorios. Por supuesto, los frutos secos que son una estupenda fuente de magnesio.

3. Complementos alimenticios a base de colágeno y magnesio

61nJOUPmFJL.-AC-SL1500-

Aquilea Articulaciones Colágeno+Magnesio cuenta con una fórmula a base de colágeno y magnesio que ofrece múltiples beneficios para mantener en forma las articulaciones y los músculos y así ayudarte a prevenir el envejecimiento articular.

La nueva fórmula mejorada contiene colágeno, la proteína más abundante en el cuerpo humano e indispensable para el funcionamiento y protección de los huesos, cartílagos, músculos y piel; magnesio, un mineral que ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga y fortalece nuestro sistema inmunitario para mantener buen funcionamiento muscular; ácido hialurónico y Vitamina C. Como ingrediente diferencial, contiene TetraSOD, una microalga marina 100% natural.

4. Mantener una buena postura

Tener una buena postura nos beneficia a tener la alineación correcta entre nuestros huesos y articulaciones, utilizando los músculos de la forma adecuada y disminuyendo el desgaste anormal de las superficies articulares, que si no se previene o trata a tiempo, puede dar lugar una artritis degenerativa y dolor articular.