Tienes ganas de comer más ligero pero no sabes cuáles son más digestivos. Por suerte, hay ciertos alimentos que, además de tener multitud de beneficios para tu salud, no aportan casi calorías. ¿Sabes cuáles son?


Nueces (22 calorías por unidad)

Son una buena fuente de vitamina B3, un nutriente que impulsa la circulación de la sangre por nuestro organismo. Además, contienen Omega 3, que reduce el colesterol malo. Lo ideal es comer 5 nueces al día, puedes añadirlas a tus ensaladas, tomarlas en el yogur del postre o con un poco de queso fresco en la merienda.

Jamón serrano (140 calorías por cada 100 gramos)

Tiene propiedades similares al aceite de oliva, ya que la mitad de sus grasas son insaturadas. Además, las proteínas de alta calidad del jamón serrano contribuyen a luchar contra el estrés y la depresión. Si no puedes evitar comerlo con algo de pan, elige la variedad integral, tiene menos azúcar.

Zanahoria (40 calorías por cada 100 gramos)

No solo son muy bajas en calorías, sino que también son perfectas para relajar los nervios y combatir la ansiedad. Puedes tomarlas tanto crudas entre horas como en tus ensaladas. Pero si vas a hervirlas para la guarnición, es mejor hacerlo con la menor cantidad de agua posible, ya que el contacto con el aire oxida las vitaminas.

Pepinillos (18 calorías por cada 100 gramos)

Los encurtidos son una buena opción para matar el gusanillo cuando entra el hambre a
deshoras, ya que aportan muy pocas calorías. ¿Los mejores? Los pepinillos en vinagre. Contienen vitamina C, necesaria para mantener unas defensas fuertes, y son perfectos para activar el metabolismo y quemar grasa más rápidamente.

Huevos (75 calorías por cada unidad)

Son fuente de proteína, hierro y vitaminas. Lo recomendable es tomar 3 o 4 yemas a la semana, pero claras puedes tomar las que quieras. Un truco: Cuécelos unos minutos menos para que queden pasados por agua, rompe la parte superior de la cáscara y añade sal, pimienta, una gota de aceite y tus especias preferidas.

Chocolate negro (60 calorías por cada onza)

Además de su irresistible sabor, el chocolate tiene la capacidad de aumentar la producción
de serotonina en el organismo, una hormona que proporciona alegría y bienestar. Lo ideal es tomar 2 o 3 onzas de chocolate negro (mínimo 70% de cacao) después de la comida principal o en la merienda.

Frutos rojos (30 calorías por cada 100 gramos)

Grosellas, moras, fresas, arándanos… Los frutos rojos protegen de enfermedades cardiovasculares y luchan contra los radicales libres sin aportar apenas calorías. La mejor forma de consumirlos es en crudo, para aprovechar al máximo todos sus nutrientes. También puedes acompañarlos de yogur natural, pero desnatado.

Avena Solo (170 calorías por 60 gramos)

Contiene fósforo y calcio. La avena es un hidrato de carbono complejo, lo que significa que su digestión es más lenta y, por tanto, proporciona saciedad durante más tiempo. Unos 60 gramos en el desayuno es suficiente. También puedes combinarla con leche de almendras y frutas, te aportarán energía.

Brócoli (30 calorías por cada 100 gramos)

No puede faltar en tu dieta, ya que refuerza las defensas y combate los radicales libres. La clave está en su elevado contenido en isotiocianato, una sustancia que elimina la proteína del gen p53 defectuoso, que provoca el crecimiento anormal de las células. Pruébalo al horno con aceite de oliva, sal y pimienta negra recién molida.

Naranja (45 calorías por cada 100 gramos)

Junto a otros cítricos, son ricas en vitamina C, que ayuda a fortalecer las paredes capilares y relajar los vasos sanguíneos. Es recomendable consumirla con los gajos enteros, ya que el hollejo blanco que recubre cada gajo contiene herperidina, una sustancia que contribuye a bajar el colesterol y controlar la presión arterial alta.

SandÍa (30 calorías por cada 100 gramos)

Además de deliciosa y refrescante, la sandía es rica en licopeno, un antioxidante que protege la piel frente a las quemaduras y ayuda a contrarrestar las líneas de expresión y las arrugas producidas por el sol. Una fruta perfecta para la merienda y el postre, sobre todo ahora que empiezan a subir las temperaturas.

Té verde (5 calorías por cada taza)

Perfecto para lograr perder volumen en la barriga. El té verde ayuda a acelerar el metabolismo y cuenta con grandes propiedades antioxidantes y diuréticas. Pero no solo eso, también contribuye a prevenir la retención de líquidos y a sentirte más ligera. Puedes tomarlo después de cada comida principal con un poco de limón.

Mejillones (68 calorías por cada 100 gramos)

Sus proteínas ayudan a reparar los tejidos dañados y a mantener la masa muscular. ¿Más? Los mejillones también contienen una alta cantidad de vitamina B12, una sustancia que contribuye a mejorar el estado de ánimo. Tómalos al vapor con un poco de limón, no aportan prácticamente calorías y están riquísimos.

Apio (16 calorías por cada 100 gramos)

Es uno de los vegetales más ligeros. Su gran contenido en agua, casi un 95%, lo convierte en un alimento diurético y muy hidratante. Además, el apio ayuda a eliminar toxinas del organismo y posee propiedades anti-inflamatorias. Si no te desagrada, tómalo fresco y crudo. También puedes incluirlo en tus ensaladas en pedazos pequeños.

Berenjena (25 calorías por cada 100 gramos)

Es una de las mejores verduras para cuidar la piel y combatir el envejecimiento. La berenjena aporta calcio, magnesio, vitamina C y vitamina A. Por si fuera poco, su fibra también contribuye a bajar los niveles de azúcar en sangre y reducir el colesterol malo. Puedes cocinarla a la plancha o en el horno, así no aportarás calorías de más.