No es tan difícil como parece. Si sigues una rutina saludable y cambias pequeños hábitos en tu día a día, conseguirás el cuerpo 10 que siempre has querido. ¡Empieza ya!


1- Revisa tu alimentación

Es indispensable que aumentes las proteínas en la dieta, para fortalecer los músculos del cuerpo y dar firmeza a la piel. La carne blanca (pollo y pavo), el pescado blanco, la clara de huevo, el queso de cabra, las almendras y la soja son tus mejores aliados. Incluye una ración en cada comida.

También los radicales libres provocan la oxidación celular en el organismo, contribuyendo a su flacidez. Para neutralizar su acción, incorpora alimentos antioxidantes como los frutos rojos, kiwi, naranja, bayas de goyi… Además, es fundamental abandonar las bebidas gaseosas, incluso las light, ya que hinchan y no aportan beneficios, sustitúyelas por infusiones de hierbas drenantes.

2- Ponte cremas con activos

Existen ciertos activos que no pueden faltar en la formulación de tus cosméticos específicos. Uno de ellos es la cafeína, que estimula el flujo sanguíneo, elimina el líquido presente en las células y reduce la grasa corporal.

Lo encontrarás en anticelulíticos que deberás aplicarte en la zona de los muslos, glúteos y cartucheras con un masaje manual en movimientos circulares y de forma ascendente. Tampoco debe faltar la rosa mosqueta por su poderosa capacidad de regenerar la piel, ya que actúa como humectante, mejorando así su hidratación. El ácido hialurónico y el retinol, cuya función es la de aportar hidratación, densidad y tonicidad a la piel, también son clave. Por último, no olvides la L-cartinina, otro devora grasas muy potente.

3- Duerme 8 horas diarias

La falta de sueño crónica interfiere en las hormonas implicadas en el control de nuestro peso y en el centro de recompensa de nuestro cerebro. Si no duermes lo suficiente alteras el metabolismo, lo que suele acabar con la consecuencia de comer peor y tener más ansiedad de dulce. ¿Lo recomendable? Entre 7 y 9 horas al día. Además, durante el sueño los procesos de drenaje natural del cuerpo se activan, lo que favorece la eliminación de toxinas, y se activa la microcirculación.

4- Bebe mucha agua

Es importante que te mantengas perfectamente hidratada durante todo el día bebiendo al menos 8 vasos de agua diarios, esto te ayudará a mantener la piel tersa y los músculos fuertes. Si te cuesta también puedes recurrir a las infusiones: la cola de caballo o el diente de león tienen un gran efecto diurético.

¿Más trucos? Nada más levantarte toma un buen vaso de agua tibia con limón. Es un remedio infalible para depurar el organismo, combatir el estreñimiento y llenarte de vitaminas y minerales. Y si también tomas un vaso de agua fría antes de cada comida lograrás una mayor sensación de saciedad, evitando comer más de la cuenta.

5- Quema calorías sin darte cuenta

Hay muchos pequeños gestos diarios que te ayudan a quemar calorías cuando no tienes tiempo (o ganas) de hacer ejercicio. Por ejemplo, olvídate del ascensor, si subes tres pisos a pie al menos cuatro veces por semana puedes quemar hasta 300 calorías.

También está demostrado que pasear a tu perro una media de tres veces al día supone un gasto de hasta 160. Pero hay mas, si planchas la ropa de toda la semana quemarás cerca de 95 calorías. Y si cortas el césped del jardín durante 30 minutos te desharás de 190 más. ¿Pasar la aspiradora? Ponle empeño porque quemarás más de 250 calorías.

ejercicios

6- Apuesta por los batidos

Los batidos de frutas y verduras son cócteles de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes que, además de hidratar y desintoxicar el organismo, ayudan a la oxigenación sanguínea. La proporción debe ser 60% de fruta y 40% de verdura. Y recuerda no desechar la piel.

Todo al verde: Las frutas tienen una gran cantidad de azúcares (fructosa) que se metabolizan correctamente, sobre todo cuando se mezclan bien. Además, este batido es depurativo y ayuda a eliminar el exceso de grasa.

Ingredientes: 1/2 aguacate, 1 manzana verde pequeña, 1 rodaja de melón, 1 puñado de espinacas, 1/2 lima, 2 tazas de agua

7- Combina clases de gym

Aeróbico: Este tipo de ejercicio es uno de los más eficaces para perder peso, ya que conseguimos que nuestro metabolismo se acelere y queme calorías muy rápidamente. Opta por clases de zumba, spinning, aerobic…

Tonificación: Al perder volumen corporal la piel se destensa y se puede quedar
flácida. Para evitar esto es importante practicar ejercicios de tonificación con pesas. Sobre todo para la zona de los brazos y muslos, que serán las que más se verán afectadas. Las clases de GAP (glúteos, abdominales y piernas) son perfectas para mejorar la tonicidad de la piel. El yoga y el pilates te ayudarán a conseguir un vientre firme.

8- Date automasajes en casa

Es importante hacerse los masajes al menos una vez al día, mejor por la mañana, para mejorar la circulación sanguínea. Con esta acción reactivarás las células de la piel y tonificarás la musculatura. Pero si quieres, también puedes hacerte uno nocturno para favorecer la reabsorción de los líquidos acumulados durante el día.

Comienza en las pantorrillas, haz hincapié en las rodillas y finaliza en los muslos y glúteos. Utiliza siempre tus yemas y nudillos y realiza movimientos largos y lentos, con ayuda de un poco de crema hidratante. El masaje debe durar al menos 10 minutos para que sea eficaz. De vez en cuando puedes pellizcarte manteniendo durante unos instantes la piel presionada, siempre de forma muy suave.