Coaching: ¡AYUDA, ESTOY ATASCADO!

Cada día estás en movimiento, en constante cambio, aunque no seas consciente de ello. Si estás en un proceso de desarrollo personal, los cambios son más evidentes. Puedes sentir que una semana te encuentras de maravilla y te comes el mundo y a la siguiente no eres capaz de avanzar, incluso que retrocedes en tu crecimiento. Es normal. Si te sientes así es porque estás en acción y estar en movimiento significa que das dos pasos adelante y uno hacia atrás.
Los dos pasos adelante te animan, te motivan, te empujan a seguir y el paso hacia atrás te lleva al descanso, a la quietud, a la observación. Ninguno son positivos ni negativos, tan importantes son los unos como el otro.

Sucede en cualquier área de tu vida, en tu trabajo, con tu pareja, la alimentación, el deporte… Después de dos días donde todo sale rodado viene uno de pereza y apatía. Recuerda que estás en el paso hacia atrás y permítetelo. Es importante que lo hagas para seguir avanzando luego.

En mi entrenamiento deportivo hay semanas de descarga, donde la intensidad del entrenamiento es mucho más baja. Es necesario que sea así para volver a tomar el ritmo la semana siguiente y que el cuerpo y la mente estés en perfecto equilibrio. La vida es un entrenamiento y necesitas momentos de bajar el ritmo, de frenar.

¿Qué hacer durante el paso hacia atrás?:
-No te desanimes, solo reconoce el momento tal y como es.
-Relájate y ten confianza, volverás a avanzar. No se te ocurra tirar la toalla, no lo hagas.
-Mímate, come bien, date un paseo al atardecer, un pequeño capricho… Quiérete más que nunca.
-Sé paciente y perseverante, respetando los tiempos que el momento te marca.
-Observa todo lo avanzado y permítete descansar.
Disfruta de tu día estés en el paso adelante o en el paso hacia atrás. Recuerda que forman parte del mismo proceso y que son preciosos y necesarios.

Más contenido .....

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here