La Organización Mundial de la Salud (OMS) convocó el pasado 20 de enero un comité de
emergencia para tratar el nuevo brote de coronavirus, tipo SARS, que se está expandiendo por China desde diciembre de 2019 y que ya ha llegado a otros cuatro países asiáticos: Japón, Taiwán, Tailandia y Corea del Sur.

El brote se originó en la ciudad china de Wuhan causando la muerte de nueve personas y cientos de infecciones. El científico Leo Poon, virólogo de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong, fue el primero en descifrar el virus y opina que debió iniciarse en algún animal y se ha propagado a los humanos.

“Lo que sabemos es que causa neumonía y luego no responde al tratamiento con antibióticos, lo que no es sorprendente, pero luego en términos de mortalidad, el SARS mata al 10% de los individuos”, declaró Poon. Lo cierto es que no está claro todavía lo peligroso y mortal que podría resultar el coronavirus de Wuhan.

¿Qué debes saber acerca del coronavirus?
Son raros los casos en que un coronavirus es transmitido a humanos, pero es más que posible según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos.

Los síntomas aparecen en las vías respiratorias superiores, como un resfriado común. Algunos de ellos son: secreción nasal, tos, dolor de cabeza, dolor de garganta y puede que algo de fiebre. Sin embargo, en aquellas personas con un sistema inmunológico más débil, como ancianos y bebés, hay un gran riesgo de que la enfermedad se extienda al tracto respiratorio inferior, llegando incluso a provocar infecciones más graves como neumonía o bronquitis.

Hay distintos coronavirus humanos que pueden llegar a ser mortales, como el Síndrome
Respiratorio del Medio Oriente, conocido como el virus MERS que se originó en esa zona en 2012.

Del mismo modo, este nuevo Síndrome Respiratorio Agudo Severo conocido como SARS también puede provocar síntomas severos, calculando que su tasa de mortalidad está entre 0 y el 50% de los casos. Las personas mayores son las más vulnerables ya que puede causar fallos renales y dificultad respiratoria.

En cuanto a su contagio, se puede propagar por el contacto directo de humanos con animales, principalmente perros y gatos. En el caso del SARS, se piensa que ha podido ser provocado por los gatos y, en el caso de los humanos, una tos, estornudo o un apretón de manos podría ser suficiente para contagiar a otras personas.

No hay ninguna vacuna todavía que proteja contra el coronavirus, ni tampoco un tratamiento específico. Los síntomas irán remitiendo por sí solos, pero unos buenos consejos son: bebe mucho líquido, duerme todo lo posible, descansa y dúchate con agua caliente. Puedes tomar algún medicamento para la fiebre y, si los síntomas empeoran, consulta con tu médico.

Toma medidas como no exponerte a visitar personas que estén infectadas, lávate las manos frecuentemente y si ya estás enfermo, quédate en casa y evita las multitudes. Las mujeres embarazadas deben tener especial cuidado, ya que el coronavirus del SARS puede ser muy grave, pudiendo ocasionar abortos espontáneos e incluso la muerte de la madre.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here