El colágeno es la proteína más abundante del cuerpo humano y se encarga de constituir los tejidos como la piel, los tendones y los huesos, al mismo tiempo que realiza una función estructural ofreciéndoles soporte y una mayor resistencia.

La importancia de tener unos niveles óptimos de colágeno en nuestro organismo radica en que nos ayuda a mantener los músculos, cartílagos, articulaciones y huesos en perfecto estado, así como también se encarga de ofrecer elasticidad y tersura a nuestra piel.

Tipos de colágeno
A partir de los cuarenta años la producción de colágeno va disminuyendo gradualmente, de manera que producimos la mitad que en la adolescencia. Como consecuencia, la pérdida de colágeno provoca, entre otras cosas: pérdida de elasticidad y flexibilidad en nuestra piel, osteoporosis, dolor en articulaciones y músculos, deficiencias circulatorias, problemas en dientes y encías, deterioro de la vista… O lo que es lo mismo, síntomas típicos de la vejez.

Hay más de 20 tipos de colágeno en nuestro organismo y cada uno depende del tejido sobre el que actúe y de las sustancias con las que se combine. Por ello, no se considera como una proteína única, y su desgaste puede derivar en patologías tales como artritis, osteoporosis o artrosis.

Los principales tipos de colágeno son:

⇒ Tipo I. Se encuentra principalmente en los huesos, la dermis, la córnea y los tendones y
dotan a los tejidos del organismo de resistencia y elasticidad.
⇒ Tipo II. Está presente en cartílagos, en el humor vítreo del ojo y en algunas estructuras de los embriones. En este caso, el colágeno aporta resistencia a estos tejidos.
⇒ Tipo III. Presente en las venas, los músculos y la piel, trabaja sosteniendo los órganos que tienen la capacidad de contraerse y expandirse.
⇒ Tipo IV. Se localiza principalmente en la piel, dándole sostén y capacidad para filtrar
diferentes sustancias.
⇒ Tipo V. Principalmente se encuentra en órganos y tejidos situados en el interior del cuerpo otorgándoles resistencia.

Propiedades del colágeno
Además de ser regenerador y antioxidante, el colágeno ayuda a proteger nuestra piel frente a los daños oxidativos para mantenerla tersa y elástica. El aspecto de nuestras uñas, piel o cabello también dependen de esta proteína considerablemente, por lo que debemos plantearnos hacer algo al respecto.

Seguir una dieta equilibrada puede ayudar a restablecer el colágeno de nuestro organismo, sin embargo, no será suficiente y tendrás que decidirte por tomar algún suplemento alimenticio. Puedes optar por el colágeno en polvo o en pastillas, pero a veces la combinación de colágeno con magnesio o ácido hialurónico es mucho más efectiva.

Los beneficios que pueden aportar los suplementos de colágeno combinados con estos productos son:
⇒ Disminución del dolor, mejora la movilidad de las articulaciones y ayuda a recuperar
elasticidad.
⇒ Ayuda a prevenir lesiones como tendinitis y distensiones, sobre todo si eres deportista.
⇒ Actúa como lubricante para ligamentos y cartílagos realizando un efecto protector.

No esperes a que los desgastes por la falta de colágeno pasen factura a tu organismo, empieza a cuidarte hoy mismo y consulta a tu farmacéutico sobre los mejores suplementos de colágeno. Así, podrás disfrutar de un cuerpo sano y atlético durante el máximo tiempo posible.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here