A muchos de nosotros, si nos preguntan “¿quién inventó la bombilla?”, responderemos sin dudar: Thomas Edison.

Sin embargo, nos encontramos ante uno de los más flagrantes, aunque menos
conocidos, “engaños” de la historia de la ciencia.

Al Sr. Thomas Edison, se le atribuyen además otros falsos inventos, pero el principal
(debido a su gran repercusión posterior en el mundo moderno) está el que ahora nos
ocupa: el de la bombilla incandescente.

No por ello, vamos a desmerecer al Sr. Edison, quien registró 2.332 patentes durante
los 84 años que vivió. ¿Alguien da más?, hasta la fecha nadie ha superado esta
cantidad de patentes registradas.
Pero entonces, ¿quién fue el verdadero inventor bombilla?
Humphry Davy, en 1809 colocó una fina tira de carbón entre dos polos de una pila, lo
cual conseguía crear un fugaz arco luminoso. La cosa sólo quedó ahí, pero sentó la
base esencial que constituye el funcionamiento de una bombilla.

Treinta años más tarde, en 1840, Warren de la Rue, colocó esta vez un filamento de
platino en el interior de un tubo de vacío. Aplicó electricidad en ese filamento, y este
ardió, de manera que pudo emitir luz y calor. Como prácticamente el interior del tubo
se encontraba vacío de gas alguno, esto permitió, si sumamos el hecho de que el
platino es un metal ultra-resistente, que el filamento interno alcanzase una gran
temperatura, pero sin llegar a quemarse de manera rápida.

Podríamos hablar, entonces, de la aparición de la primera bombilla incandescente, pero a un precio tan alto resultaba imposible el poder comercializarla para extender su uso.
Diversas variaciones fueron ensayadas en los años posteriores a esta primera prueba,
las cuales hacían hincapié en el uso de materiales más económicos que el platino para
construir los filamentos, y en conseguir un mayor efecto de vacío en los tubos.

En el año 1875, Henry Woodward y Matthew Evans registraron la patente de la
bombilla, aunque era la misma que la de De la Rue y otros inventores venían
desarrollando y mejorando desde ya hacía treinta y cinco años atrás.

Fue entonces, en 1879, cuando Thomas Edison compró la patente a Woodward y
Evans, e inició, muy inteligentemente, la comercialización de la bombilla.

Cuarenta años habían pasado desde que De la Rue iniciara la primera prueba, con el
filamento de platino; de altísimo precio, y que, al fin y al cabo, resultó quemado.

El gran éxito de Edison
Aunque él no fue el verdadero inventor bombilla, Edison consiguió a raíz de ella uno de sus mayores éxitos.

El 21 de octubre de 1879, presentó en su laboratorio, situado en de Menlo Park (Nueva
Jersey), la primera bombilla que lograba funcionar durante 48 horas seguidas:
construida con un filamento de bambú carbonatado, resultaba rentable para ser
comercializada y vendida al público, debido a un no muy elevado coste en el proceso
de fabricación.

La nochevieja de ese mismo año contó con un acontecimiento espectacular para aquel
momento: se congregaron 3000 personas en el laboratorio de Edison, donde mostró
un circuito, formado por 40 bombillas incandescentes, las cuales podía encender y
apagar a la vez. Esto resultó, en aquel momento, “deslumbrante”, y nunca mejor
dicho.

La historia ha querido dar relevancia y protagonismo al hecho de que Edison conste
como el inventor de la bombilla… Pero, como hemos visto, aunque realmente no fue
él, cuando nos pregunten, ¿quién inventó la bombilla?, podremos responder que
aunque no fue invento suyo, si tuvo gran protagonismo en el hecho de que esta haya
llegado a nuestros días tal y como la conocemos, y con la enorme utilidad como sin
lugar a dudas tiene en el mundo actual.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here