Fumar es un mal hábito, perjudica seriamente nuestra salud, sin embargo, es una acción muy común entre las personas de nuestra sociedad.

En el pasado no se tenían muy en cuenta los daños que podía causar el tabaco en nuestro
cuerpo, sin embargo, con el paso del tiempo se ha hecho conciencia de lo perjudicial que
puede ser el tabaco. No en vano, ya en las propias cajetillas de cigarrillos podemos encontrar advertencias.

Afortunadamente en los últimos años se han llevado muchas campañas de concienciación que hacen que sean cada vez más personas las que opten por llevar una vida saludable, pero, ¿qué le ocurre a tu cuerpo cuando dejas de fumar? Esto es de lo que vamos a hablar hoy.

Lo que ocurre cuando dejas de fumar
1. Pasados 20 minutos desde el último cigarrillo, las vías respiratorias superiores (tráquea
y bronquios) que están cubiertos de cilios (similares a cabellos) con su movimiento
pulsátil expulsan el moco y con él las bacterias, así como el polvo fino que quede
atrapado. Tras 20 minutos, los cilios que se hayan dañado a causa del humo vuelven a
funcionar correctamente.

2. 8 horas después del último cigarrillo los niveles de monóxido de carbono disminuyen a
un nivel normal. Los altos niveles de CO en la sangre son muy perjudiciales porque el
oxígeno de la hemoglobina es parcialmente reemplazado por el monóxido de carbono.

Al normalizar los niveles de monóxido de carbono en la sangre, los tejidos se
restablecen a un correcto suministro de oxígeno.

3. Un día después del último cigarrillo, los riesgos de sufrir un infarto de miocardio se
reducen drásticamente. El aumento de oxígeno en sangre y la menor vasoconstricción
de las venas y las arterias, debido a la reducción de nicotina, permitirá una mejor
circulación de la sangre.

4. 48 horas más tarde seremos capaces de distinguir mejor los olores y los sabores.

5. 72 horas después, el aumento de la capacidad pulmonar alcanza un valor mejor, lo que
permite que nos oxigenemos mejor.

6. 1 semana después del último cigarrillo empezaremos a sentir las primeras mejoras en
nuestro estilo de vida. Los niveles de nicotina del cuerpo continuarán disminuyendo y
la necesidad de fumar se reducirá considerablemente.

7. 2 semanas después de haber fumado por última vez la función pulmonar habrá
mejorado un 30% y empezaremos a apreciar un mejor rendimiento físico cuando
practiquemos deporte.

8. 1 mes después de nuestro último cigarrillo muchos problemas relacionados con el
tabaquismo como la sinusitis, la falta de aliento, etc… se verán reducidos
considerablemente.

9. 3 meses después de haber dejado de fumar las mujeres aumentan su fertilidad y
reducen el riesgo de sufrir un parto prematuro.

10. 1 año después la tos derivada de los daños causados por el tabaco en los bronquios,
prácticamente habrá desaparecido por completo.

11. 3 años más tarde el riesgo de sufrir arterioesclerosis habrá disminuido.

12. 10 años más tarde el riesgo de padecer cáncer de diversos tipos (pulmones, boca,
esófago, riñones y páncreas) habrá disminuido.

Como ves la mejoría es muy progresiva, pero sin duda merece la pena. ¿Aún necesitas más motivos para dejar de fumar?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here