El coronavirus utiliza ácido ribonucleico (RNA) como su material genético. Sin embargo, es
un tipo de virus muy diferente al Síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), por lo
que los investigadores de Inovio están trabajando en el diseño de una nueva vacuna. Un
diseño que se basa en un enfoque relativamente nuevo en la creación de vacunas.

Las vacunas de Inovio
Las vacunas tradicionales están compuestas por formas de virus muertas o debilitadas.
Cuando se inyecta en una persona, el sistema inmunitario reconoce el virus como un
invasor y fabrica anticuerpos para evitar futuras invasiones. Sin embargo, cultivar suficientes virus muertos o debilitados para fabricar las dosis de vacunas para millones de personas puede llevar meses o incluso años.

Inovio y otras compañías han desarrollado métodos para hacer vacunas de forma más
rápida. Para la vacuna contra el SARS CoV-2, los científicos de Inovio convirtieron el RNA
del virus en ADN y seleccionaron partes del virus que impulsarán al sistema inmunitario a
fabricar anticuerpos. Un enfoque que acorta notablemente el tiempo que lleva hacer una
vacuna.

Inovio comenzó a probar esta vacuna en animales a principios de febrero y espera
comenzar las pruebas de seguridad en personas a principios de verano. Sin embargo, esta
vacuna de Inovio aún tardará al menos un año en poder ser utilizada.

Una estrategia universal para crear futuras vacunas
Investigadores del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de
Estados Unidos están desarrollando una vacuna de RNA que estimule al cuerpo a producir

componentes que hagan frente al virus. Los científicos han seleccionado partes del virus
SARS CoV-2 que pueden provocar una reacción contra el virus.

Lo que esta vacuna le ofrece a las células es un código genético del diseño de la
vacuna. En cierta medida, a partir de este código se pretende estimular a las células que
fabriquen una proteína que pueda hacer frente al virus. Estas proteínas estimularán al
sistema inmunitario para producir anticuerpos.

Una estrategia universal que podría utilizarse para crear vacunas contra futuros coronavirus u otras enfermedades infecciosas emergentes. Una manera de implantar
rápidamente una vacuna si aparece otro coronavirus.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here