Una especie animal se halla en peligro de extinción cuando todos los representantes de la
misma corren el riesgo de desaparecer de la Tierra. En la actualidad, y según datos de la
Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, existen aproximadamente 5.200
especies de animales en peligro de extinción.

De todas ellas, un 11% pertenece a las aves, un 20% a los reptiles, un 34% a los peces y
un 25% a los anfibios y mamíferos.

La destrucción y fragmentación de sus hábitats, el cambio climático, la caza y tráfico ilegal y la introducción de especies exóticas se hallan entre las principales causas que provocan
que una especie se halle en peligro de extinción. Como puede verse, algunas de estas
causas son un efecto directo e indirecto de las actividades del ser humano.

Animales en peligro de extinción en el mundo y en España
Entre los animales en peligro de extinción en todo el mundo podemos encontrar el gorila
de montaña, el oso polar, el lince ibérico, el tigre de Sumatra, el rinoceronte blanco, el
leopardo de las nieves, el oso panda, el chimpancé común, el pangolín, el orangután de
Borneo, el ajolote o el atún rojo.

No obstante, son miles las especies que se encuentran en peligro de extinción en todo el
mundo. Hasta el punto de que numerosos estudios apuntan a que podría tratarse del 27%
de todas las especies evaluadas.

En nuestro país, nos encontramos con animales en peligro de extinción tales como el lince
ibérico, la cigüeña negra, el quebrantahuesos, el oso pardo, el águila imperial blanca, el
urogallo cantábrico, la foca monje del Mediterráneo, el visón europeo, la rana pirenaica, la
malvasía cabeciblanca, la lagartija carpetana o la lagartija de Valverde.

Algunas de estas especies, tanto en España como en el resto del mundo, están ya
condenadas a desaparecer dentro de unos años, a pesar del arduo trabajo que muchas
organizaciones llevan a cabo para preservar a estas especies.

Cómo evitar la extinción de estas especies animales
En la actualidad, muchos gobiernos ya ponen en práctica una serie de acciones concretas
para tratar de evitar la extinción de diferentes especies de animales. Sin embargo, a veces los recursos son limitados o no se dispone de la capacidad necesaria para llevar a cabo los
mejores programas para combatir este problema.

Lo primero que hay que atender son a las causas de la extinción. Es muy importante hacer
frente a la fragmentación de los hábitats de estos animales, especialmente en lo que
concierne a la deforestación. A su vez, habría que perseguir y castigar con mayor dureza
la caza ilegal y el tráfico de especies.

Por otro lado, es necesario impulsar la creación de más reservas naturales y fomentar los
programas de reproducción, reintroducción y mejora genética.

Ya, por último, urge que todos los países pongan sus miras en luchar contra la
contaminación y el cambio climático, un problema que afecta y mucho a la conservación
de los animales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here