Inyectar un grupo de nanopartículas en la sangre de una persona que haya sufrido una
lesión cerebral podría ayudar en un futuro a limitar el daño causado. Al menos si los
resultados experimentales que se acaban de observar en ratones son los mismos que en
los humanos. En estos animales, las nanopartículas eran capaces de reducir la hinchazón
en un cerebro dañado.

Los resultados de este hallazgo sugieren que las nanopartículas que combaten la
inflamación cerebral podrían en un futuro convertirse en una medicina potente y eficaz.

Según John Kessler, neurólogo del Northwestern Medicine de Chicago, “los datos con los
que contamos nos hacen pensar que el tratamiento de nanopartículas funcionaría en las
personas, pero aún no es del todo seguro”.

Después de una lesión, el tejido cerebral se hincha a medida que las células inmunes
acuden a la zona dañada. La inflamación del cerebro puede ser peligrosa, ya que este se
halla en el interior del cráneo y no tiene lugar por dónde salir. La presión resultante podría
llegar a ser mortal.

Los resultados obtenidos en el estudio con los ratones
Los ratones que recibieron el tratamiento de nanopartículas evolucionaron mucho mejor de
sus lesiones cerebrales que los ratones a los que no se les inyectó nada. Diez semanas
después de la lesión, las zonas dañadas eran aproximadamente la mitad de grandes que
las zonas de aquellos ratones que no habían recibido la inyección de nanopartículas.

Otros resultados mostraron que tanto la inflamación cerebral como la cicatrización fueron
menos graves en los ratones que habían recibido las nanopartículas. Y no solo eso, también
mejoró mucho más su campo de visión y el comportamiento ante diversas actividades,
sobre todo en lo que respecta al movimiento y la coordinación.

No obstante, el ingeniero biomédico de la Universidad de Nebraska-Lincoln, Forrest Kievit,
afirma que existen muchas diferencias entre las lesiones cerebrales de los ratones y
las de las personas. Tanto el tipo como la gravedad y los plazos de recuperación de dichas
lesiones, por ejemplo, son muy distintos.

A pesar de todo, los expertos son optimistas y creen que en un futuro estas nanopartículas
no solo tratarán lesiones cerebrales, sino también una amplia gama de dolencias. Pero,
hasta el momento, no hay muchas variantes para tratar las lesiones cerebrales traumáticas.

De ahí el interés por seguir observando el desarrollo de las investigaciones con las
nanopartículas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here