La enfermedad celíaca es una enfermedad hereditaria de tipo digestivo que daña
especialmente el intestino delgado provocando una alteración en la absorción de las
vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales que contienen los alimentos.

Los celíacos no toleran el gluten, una proteína que se halla en los cereales (trigo, cebada y
centeno). Cualquier alimento que la contenga y sea ingerido por estos puede producir un
daño en la mucosa del intestino delgado, ya que el sistema inmunitario responderá ante la
llegada de esta proteína.

Precisamente, son los anticuerpos que produce el sistema inmune ante la llegada del gluten
los que pueden dañar el revestimiento interno del intestino delgado. El daño se traduce en
un aplanamiento de las vellosidades, dando como resultado una superficie lisa que lleva a
una absorción deficiente de los nutrientes.

Síntomas de la enfermedad celíaca
Los adultos suelen presentar generalmente síntomas digestivos. No obstante, también es
frecuente la debilidad y falta de apetito, diarrea, leve pérdida de peso y anemia, llagas en la boca o la lengua inflamada. Además, pueden presentar fragilidad ósea, un tipo de dermatitis conocido como dermatitis herpetiforme y hasta problemas de fertilidad.

En los niños, los síntomas pueden ir desde una leve molestia en el estómago hasta una
hinchazón abdominal y dolorosa. Pueden darse los casos de presentar anomalías en el
crecimiento, anemia, cansancio y debilidad a consecuencia de los bajos niveles de hierro o
retención de líquidos e hinchazón de los tejidos a tenor de no disponer de los niveles de
proteínas adecuados.

Los problemas de calcio también pueden acarrear en los niños crecimientos anormales en
los huesos, con los consiguientes trastornos en las articulaciones. Además, las niñas que
padecen de celiaquía pueden incluso no tener menstruación debido a una baja producción
de hormonas.

Tratamiento para los celíacos
El principal tratamiento para una persona celíaca es excluir el gluten completamente de la
dieta. Una vez que se elimina el gluten, los síntomas anteriores irán desapareciendo poco a
poco en el plazo de una o dos semanas. Es muy importante seguir las recomendaciones del
médico o un dietista para elaborar una dieta saludable.

No obstante, si a pesar de haber eliminado el gluten de la dieta los síntomas continúan con
el tiempo, es muy probable que el paciente padezca de enfermedad celíaca refractaria. En

estos casos, el médico iniciará un tratamiento con corticoesteroides para que dichos
síntomas vayan desapareciendo.

Es muy probable que el médico suministre también al celíaco una serie de suplementos
para sustituir las vitaminas y minerales. Los casos más graves requerirán incluso de un
periodo de alimentación por vía intravenosa antes de iniciar una dieta sin gluten.

La enfermedad celíaca afecta a cada persona de manera diferente. Los síntomas pueden
darse tanto en aparato digestivo como en otras partes del cuerpo, por lo que es necesario
acudir al especialista para que sea este quien determine el grado de celiaquía que se
presenta. Tanto es así que hay celíacos que durante la primera fase del trastorno ni siquiera
presentan síntomas visibles.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here