Para quién no conozca qué es la coenzima Q10, empezaremos explicando que se trata
de una molécula, también conocida como ubiquinona o ubidecarenona, la cual
podemos encontrar de forma natural en el cuerpo humano, así como en algunos
alimentos; y estos son, especialmente, carnes rojas, vegetales crudos y legumbres.

A la coenzima Q10 se le atribuyen ciertos beneficios, tales como la prevención del
envejecimiento, y el tratamiento de la infertilidad, las migrañas, el cáncer o las
enfermedades mentales. Cómo podemos ver, un uso muy extenso y, en un principio,
de propiedades casi “milagrosas”.

Debemos decir, pero, que los estudios médicos que se han llevado a cabo al respecto
no han podido demostrar fehacientemente su verdadera efectividad.

Por ejemplo, cuando se relaciona a la Q10 con su acción antienvejecimiento, y por
tanto, promotora de una juventud eterna, podemos afirmar, casi rotundamente que se
trata de un “mito urbano”, pues científicamente es imposible que el uso de la
coenzima Q10 evite el irremediable paso del tiempo y sus efectos en nuestro
organismo.

Además de esta asombrosa propiedad, que tan tentadora nos resulta, veamos un poco
con más detalle algunos de los otros efectos beneficiosos que se le atribuyen:

Eficacia para la prevención de ataques cardíacos
Se ha defendido, en ocasiones, el uso de la Q10 como complemento a la medicación habitual destinada a las afecciones del corazón, existiendo algún informe donde se decía que la reducción de la mortalidad de los pacientes era del 43%, así como también era notable la disminución de hospitalizaciones relacionadas con enfermedades cardiacas.

De la misma manera, otros informes publicados con posterioridad, basándose en
nuevos estudios, desmentían tales afirmaciones.

Es por tanto, que no existe una seguridad para afirmar que su uso, destinado a mejorar
el estado de pacientes con enfermedades del corazón, sea realmente efectivo. Se debe
decir, de la misma manera, que tampoco se ha demostrado que pueda ser
contraproducente.
La coenzima Q10 en la elaboración de cosméticos
Está claro que, debido a las propiedades antienvejecimiento con las que se la
relaciona, esta molécula se considera en muchos casos como “la molécula milagrosa”.

En el campo de la cosmética, esto es de un valor extraordinario, ya que,
supuestamente, promueve la eliminación de radicales libres, aumenta la producción
de la energía celular, brinda vitalidad al metabolismo, y algunas propiedades más que
la hacen tentadora para un público muy amplio de personas con deseos de prolongar
su juventud, y mantener la energía y un aspecto fresco.

Sin embargo, se debe ir con cuidado, ya que, por el contrario, cierta crema
comercializada en su momento como “crema anti-arrugas”, basada en la coenzima Q10, provocaba un efecto de alisar la piel, pero por el contrario, tapaba los poros, y esto
impedía eliminar las células muertas que en ella se producían, lo que afectaba a la
cantidad de grasa acumulada y a la hidratación de la propia piel.
¿Es la coenzima Q10 un engaño de marketing?
Decir que es un engaño o una mentira tampoco sería justo. La coenzima Q10 es un
suplemento muy utilizado, y esto es debido a que puede ser de verdadera ayuda en
diversos problemas de salud.

Es fuente natural de la mayor parte de la energía que utilizan nuestras células para
realizar sus funciones (casi un 95%).

Los órganos que no descansan nunca, como son los riñones, el corazón, el hígado, los
pulmones, etc. pues si se detuvieran sólo unos minutos, moriríamos, requieren mucha
energía, y estos son los que concentran unos mayores niveles de coenzima Q10.

Por diversas razones, una persona puede presentar un déficit de coenzima Q10; ya sea
por trastornos metabólicos, o una dieta pobre en micronutrientes, así como adversos
efectos secundarios de algunos fármacos.

En estos casos, la suplementación aportando coenzima Q10 al organismo puede
resultar muy beneficiosa.

Por tanto, debemos concluir diciendo que, si bien no se pueden esperar resultados
“milagrosos” referentes a promesas de “eterna juventud”, si es cierto que su uso
beneficiará en muchos casos donde sea presente su carencia, ya que se trata una
molécula esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo, y su déficit
puede afectarnos muy negativamente.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here