La buena salud tanto de nuestro cuerpo como de nuestra mente pasa por el hecho de dormir adecuadamente, las horas suficientes y con un sueño de calidad. El descanso es, por tanto, crucial a la hora de mantenernos en óptimas condiciones para afrontar la actividad diaria.

Si ese sueño, o lo que es lo mismo, el descanso, se ven perturbados de alguna u otra manera, ello puede llegar a afectar gravemente a nuestra salud, ya sea a un nivel físico, o de estado emocional. Evidentemente, las dos cosas van ligadas y se retroalimentan.

El sonambulismo supone uno de los principales y más graves trastornos del sueño.

Rodeado desde siempre de un halo de misterio, se han dicho y se siguen diciendo muchas cosas al respecto que, cuando las escuchamos o leemos, no sabemos a ciencia cierta si son verdad. Un ejemplo claro es el que al sonámbulo “no se le puede despertar”. Se comenta que puede volverse loco o hasta incluso morir. Pero, ¿qué hay de cierto en todos estos rumores? ¿Son un mito, o son certeros?

¿En qué consiste el sonambulismo?
Antes de analizar si existe peligro al despertar a una persona sonámbula, deberíamos
intentar describir en qué consiste el sonambulismo.

Se puede considerar como un estado en el cual se mezclan el sueño más profundo y la
vigilia, lo cual, parece contradictorio. Es por ello que el sonambulismo despierta tantas
incógnitas y resulta, por decirlo de alguna manera, tan extraño.

El sonambulismo resulta más frecuente, según las estadísticas, en niños, hasta el
momento de alcanzar la pubertad. En muchos casos, se produce en niños que no
duermen las suficientes horas diarias para su edad.

Los casos en personas adultas, aunque muchos menos, también son un hecho.
Podríamos hablar de que un 10 a 12% de niños se ven afectados por el trastorno, y
solamente un 1 % de los adultos.

Por lo general, será durante la primera mitad de la noche el momento en el que se
producirá el posible sonambulismo de la persona.

Acerca de despertar a un sonámbulo
Popularmente, siempre se ha dicho que no se debía despertar a la persona que se
encontraba sonámbula. Pero parece ser que esto no es una verdad probada, sino al
contrario: es muy probable que sea realmente falso.

Algunos médicos especializados afirman rotundamente sobre esta cuestión que nada
de ello hay de cierto en que exista peligro al despertar a una persona sonámbula.

Lo que sí es cierto es que es tarea difícil despertar a un sonámbulo: su fase del sueño
se encuentra en un estado profundo, aunque camine o tenga los ojos abiertos, tal y
como hemos comentado.

El sonámbulo, cuando es despertado, se encuentra en un estado de total confusión,
pues no entiende qué es lo que está pasando, ni por qué motivo ha sido despertado.

Se recomiendas en estos casos, hablarle con palabras cortas y suaves, y conducirlo de
nuevo a la cama, si más complicaciones. Intentar mantener una conversación con esa
persona en ese momento va a ser totalmente inútil, o va a carecer de sentido, ya que
su estado no le permite mayor coherencia.

¿Puede ser peligroso un sonámbulo?
Aunque también existen creencias populares sobre que el sonámbulo puede ser
violento o causar daño a alguien, ello carece de veracidad. Los médicos afirman que
una persona sonámbula no hará nada en ese estado que no conozca ni domine, ni sea
habitual en él. Por tanto, ni matará a nadie, ni saltará por una ventana, o locuras
similares.

Otra cosa, es la torpeza que la persona sonámbula, que está dormida en realidad,
mantiene en sus movimientos. Esto puede hacer que tropiece y se haga daño al
intentar bajar unas escaleras, o confunda una ventana con una puerta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here