El burnout es un trastorno emocional provocado por el estrés laboral y que, en caso de
no controlarse a tiempo, puede desencadenar en la mayoría de los casos epìsodios de
ansiedad e incluso depresión. Así al menos lo asegura un reciente estudio llevado a cabo
por las universidades de Concordia y Montreal en Canadá.

El burnout está considerado como una alteración psicológica motivada por múltiples
factores. Entre ellos se pueden contar algunos tan habituales como el hecho de tener un
jefe tóxico, tener unos horarios que no permiten disfrutar de la familia y el descanso o contar con un entorno de trabajo desagradable.

El burnout en la Clasificación Internacional de Enfermedades
Estas situaciones pueden acarrear consecuencias graves en la vida diaria de estas
personas. Es por eso que hasta la propia Organización Mundial de la Salud (OMS)
determina que el burnout o el agotamiento mental en el trabajo es uno de los problemas de salud más serios dentro de nuestra vida moderna.

La OMS, además, va a incluir el síndrome de burnout en la Clasificación Internacional de
Enfermedades como un síndrome ocupacional y no como una condición médica. Un
síndrome pues que se debe especialmente al estrés crónico en el lugar de trabajo, pero que
no debe aplicarse para describir experiencias en otras áreas de la vida.

La inclusión del síndrome de burnout en esta clasificación va a permitir a los expertos hacer
un estudio más pormenorizado del mismo. De esta manera, es muy probable que se logren
mejorar tanto el diagnóstico como el tratamiento del problema. No en vano, en la
actualidad no existe un método universal para eliminar los síntomas del agotamiento mental en el trabajo.

Los efectos físicos y psicológicos del síndrome de burnout
Las personas que padecen de síndrome de burnout pueden presentar a lo largo de sus
vidas problemas tanto psicológicos como físicos.

Diferentes estudios han asociado este trastorno con efectos como el insomnio, la depresión, el uso de medicamentos psicotrópicos y antidepresivos, la hospitalización por trastornos mentales y los síntomas psicológicos de mala salud.

Desde el punto de vista físico, el burnout ofrece patrones muy similares para el colesterol
alto, la diabetes de tipo 2, los trastornos cardiovasculares, el dolor musculoesquelético, la
fatiga prolongada, los dolores de cabeza, problemas gastrointestinales y respiratorios y
hasta el riesgo de muerte antes de los 45 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here