Llevar tatuajes ya se ha convertido en algo muy habitual para un cada vez mayor
número de personas. Una opción estética, que confiere a quién lo lleva, además,
singularidad y personalidad propias. Tatuajes en el pecho, tatuajes en el vientre, en los
brazos, tobillos… La mayor parte del cuerpo es susceptible de ser tatuada.

Lo que muchos no conocemos son algunos de los inconvenientes asociados al hecho
de llevar tatuajes.

Aunque el principal de ellos es el hecho de que precisamente están hechos para
perdurar a lo largo de toda la vida. Muchas personas, por motivos diversos, cambian
de opinión con el paso del tiempo respecto al deseo de continuar luciendo un
determinado tatuaje.

Un importante negocio surgido en los últimos tiempos, a raíz de esto, son las clínicas
que ofrecen un servicio de borrado y eliminación de los tatuajes que la gente ya no
desea llevar.

Veamos algunos de los otros motivos por los que puede resultar negativo llevar un tatuaje:

1. Posibles efectos nocivos en la salud
Se reconocen como un factor de riesgo en el desarrollo de cáncer, ya que pueden
ocultar las manchas, así como otras lesiones cutáneas, que indiquen la existencia del
mismo.

Según nuevas investigaciones se sugiere que muchas de las tintas usadas en los
tatuajes, por lo general, no están sometidas a ninguna regulación. Esto significa que,
en ocasiones, las nanopartículas que estas tintas contienen podrían acumularse en los
riñones y/u otros órganos.

Las reacciones alérgicas a los pigmentos de los tatuajes no son habituales, y pueden
aparecer tras varios años incluso después de haber llevado a cabo el tatuaje.
El principal riesgo es la aparición de granulomas, que son reacciones naturales de la
piel ante pigmentos “extraños”.

Si bien las reacciones alérgicas a los pigmentos de los tatuajes son poco frecuentes,
pueden aparecer aún varios años después de tatuarse. En algunas ocasiones, pueden
aparecer granulomas por tatuarse. El granuloma es una reacción natural a la presencia
de los pigmentos del tatuaje.

2. Posibles efectos negativos en la seguridad
Podemos comprometer nuestra intimidad, a raíz de ser portadores de algún tatuaje, ya
que en las bases de datos policiales se suelen incluir descripciones de “marcas
identificativas”, y los tatuajes son una muestra clara de ello.

El tatuaje es una nueva seña de identidad adherida a la piel, ya sea por un deseo de
inmortalizar de alguna manera un sentimiento, o capturar algún instante que ya no se
repetirá, y que el hecho de grabarlo en tinta hará que nos acompañe para siempre.
Sin embargo, y precisamente por este motivo, debemos tener muy clara nuestra
decisión a la hora dar forma a un tatuaje sobre nuestra piel.

3. Tatuajes en el pecho y tatuajes en el vientre
En este sentido, la zona donde nos tatuemos tendrá también su importancia. No serán
lo mismo los tatuajes en el pecho, o los tatuajes en el vientre, que habitualmente
siempre permanecerán ocultos por la ropa, que tatuajes más a la vista como en
antebrazos, manos o dedos, cara, cuello, etc…

En un sentido práctico, los tatuajes en el pecho, o los tatuajes en el vientre, ofrecen
una mayor versatilidad respecto a otras zonas, ya que se trata de superficies de piel
más extensas. Es por este motivo que estas zonas nos permitirán un número mayor
también de opciones en cuanto a diseños y posibilidades estéticas.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here