Seguro que ya sabías que los delfines son unos de los mamíferos considerados más inteligentes del mundo, pero seguro que no sabías muchas de las curiosidades que hoy te traemos sobre este peculiar animal.

El delfín se queda con su madre durante mucho tiempo A diferencia de lo que ocurre con la mayoría de los animales salvajes, el delfín suele seguir a sus crías durante un largo período de tiempo, que puede variar entre los 3 y los 8 años.

Tienen dos estómagos
Uno de sus estómagos se utiliza para el almacenamiento de alimentos, mientras que en el otro se realiza la digestión. Esta constitución fisiológica se puede explicar por el hecho de que los delfines no mastican los alimentos, sino que los tragan enteros. Los dientes que tienen los delfines, los usan únicamente para atrapar a sus presas, que son principalmente peces de pequeño tamaño.

Son buenos buceadores
A pesar de que muchas veces los vemos en la superficie, estos mamíferos son unos excelentes buceadores y pueden llegar a sumergirse hasta 300 metros. Además, pueden nadar a una velocidad que puede situarse entre los 4 y los 11 kilómetros por hora. Algunos pueden superar con creces este límite y pueden llegar incluso a los 30 km por hora, aunque estos casos son menos frecuentes.

Pueden vivir hasta 30 años
Aunque pueden llegar a vivir hasta 30 años, de media, viven aproximadamente 17 años.

En cautiverio esta esperanza de vida suele aumentar.

Son amigables y ayudan a otros animales
Los delfines tienen un instinto de ayuda a los necesitados muy desarrollado, especialmente
cuando estos animales que necesitan ayuda pertenecen a su grupo. Además, les encanta jugar y son amigables incluso con los humanos.

Tienen un gran sentido de la orientación
Aunque la vista de estos animales no es especialmente destacable, su sentido de la orientación y de la ubicación es extremadamente bueno. Esta característica la proporcionan los sacos de aire situados en la parte superior de la cabeza de los delfines. Producen sonidos de alta frecuencia o ultrasónicos que funcionan como una especie de sónar y traen la información de lo que hay a sus alrededores.

Alta capacidad de curación
Los delfines tienen la piel muy delicada, lo que hace que se puedan lastimar fácilmente.
Cualquier toque con una superficie más dura ya suele causarles un corte superficial, sin
embargo, para contrarrestar este problema, la naturaleza les ha dotado de un alto poder de curación, lo que hace que se curen estas heridas en un plazo muy corto de tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here