¿Qué es el colesterol?
Se tratan de una sustancia que se encuentra en nuestro organismo, cuya principal
función es la de regular la formación de los ácidos biliares o algunos tipos de
hormonas.

El colesterol es necesario, pero si su presencia en sangre está por encima de los niveles
considerados normales, produce la llamada hipercolesterolemia, la cual cosa supone
un factor de riesgo en relación a determinadas enfermedades cardiovasculares.

Este exceso de colesterol se puede evitar llevando un estilo de vida saludable, en el
cual se incluya el deporte, y una alimentación equilibrada, tal como supone la
denominada dieta mediterránea.

Tanto es así, que una de las primeras indicaciones que se suele dar cuando un paciente
necesita reducir colesterol alto es la de un cambio sustancial en la dieta.

Son muy eficaces los alimentos que contienen una elevada cantidad de fibra soluble y
peptina, ya que estas se unen al colesterol en el intestino, favoreciendo así su
eliminación mediante las heces.

También son muy convenientes para reducir colesterol los alimentos ricos en ácidos
grasos poliinsaturados. Estos disminuyen los niveles de dicho colesterol, gracias a los
estanoles y esteroles, unos compuestos vegetales que impiden la absorción del
colesterol a nivel del intestino.

Hay que destacar que no existe un único alimento que tenga todas estas características
en cantidades suficientemente importantes para que por sí solo pueda representar
una clave en la reducción del colesterol.

Pero, de la misma manera que existen alimentos con colesterol, tenemos también una
amplia variedad de alimentos que poseen algunas de las características beneficiosas
anteriormente citadas. Por tanto, son las que deberíamos consumir de manera más
habitual.

Alimentos que ayudan a reducir colesterol

⇒ EL ACEITE DE OLIVA
Llamado también “oro líquido” de nuestra gastronomía, contiene un importante ácido
graso, el ácido oleico, un ácido mono insaturado que ayuda a reducir los niveles de
colesterol LDL.

Al tratarse un ingrediente muy frecuente en nuestra dieta, su ingesta diaria
recomendada es de 3 a 6 cucharadas soperas al día.

Siempre será mejor decantarse por el aceite de oliva que por otros aliños como las
salsas; es una manera mucho más saludable de acompañar el pan tostado, las
ensaladas, las pastas o los arroces, por ejemplo.

⇒ LA AVENA
La avena, el centeno, la cebada y el trigo son llamados cereales, muy ricos en
betaglucanos. Así mismo, también presentan grandes cantidades de fibra en su
composición.

Incorporarlos en el desayuno en forma de tostadas, copos de avena o cereales
integrales, resultará muy beneficioso si nos conviene reducir colesterol.

⇒ LAS LEGUMBRES
Las legumbres son alimentos muy ricos en minerales, fibra soluble y vitaminas. Lo ideal
es consumirlas unas tres veces a la semana. Lentejas, alubias, garbanzos… Cuando llega
el invierno, tomar un cocido o un potaje es sin duda una muy buena opción.

⇒ LOS FRUTOS SECOS
Las nueces, por ejemplo,  contienen ácido alfa-linolénico y fitosteroles. Estos dos
nutrientes tienen una función muy específica, y es la de contribuir a reducir los niveles
de colesterol alto.

Las podemos tomar en el desayuno o en la merienda. Solas o acompañadas de un
yogur, siempre nos resultarán deliciosas.

⇒ MANZANAS, FRESAS Y CÍTRICOS
La fruta es uno de los alimentos que más beneficios, en general, aporta a nuestra
salud. Existen ciertas frutas con un elevado contenido en la fibra necesaria para
contribuir a reducir el colesterol alto, por ejemplo: la manzana, las uvas, las frambuesas, las fresas, las ciruelas o los cítricos.

⇒ ESPINACAS Y REMOLACHA
Aunque todas las verduras son esenciales para la reducción del colesterol,
las espinacas y la remolacha, por su parte, contienen además betaína, un nutriente
muy saludable.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here