Roberto Leal: “Tuve mucha presión al principio de OT”

Con tanto trabajo, seguro que te viene bien este café.
Pues la verdad es que en esta época estoy más necesitado de cafeína que nunca. Está siendo de un nivel de exigencia muy importante. Porque además de estar en Operación Triunfo también sigo en España Directo. Pero estoy feliz, aunque tuviera que ir por ahí con un termo de café a cuestas…

¿Cómo ha sido tu camino hasta llegar a la tele?
Fue de carambola. Yo iba a estudiar Bellas Artes porque me encanta dibujar, el diseño gráfico, las caricaturas… De hecho hice Bachiller Artístico. En Selectividad me dio la nota para Bellas Artes pero un amigo me animó a matricularme en Publicidad. Puse como segunda opción Periodismo, que es lo que terminé estudiando. Nunca fui el típico niño que entrevistaba a sus abuelos o a sus padres. Vamos, que yo no decía que quería ser de mayor Matías Prats. Pero empecé pronto a hacer prácticas en la radio y en algunos periódicos y comencé a apasionarme por esta profesión. Y a los 22 años me contrataron en Sevilla para trabajar en el informativo que presentaba Màxim Huerta. Pero el boom fue cuando estuve como reportero en España Directo, sobre todo cuando me tocaban los reportajes de cocina. La gente me paraba en la calle para preguntarme cómo se hacía el arroz con conejo o si tenían que echar comino o pimienta… Probaba tantos platos que llegué a coger ocho kilos. Tenía la piel más estirada que un delfín.

¿Y aprendiste a cocinar?
No tengo mucho tiempo, pero los fines de semana sí que me pongo. Mi especialidad son los arroces, me relaja y también me gusta.
Y tu afición por correr maratones, ¿fue para adelgazar?
Hombre, me vino muy bien, pero la verdad es que desde pequeño he estado en un club de atletismo. Salgo a correr todas las semanas y es algo que me viene muy bien para desconectar.

Y de repente llega Operación Triunfo que hace que te conviertas para muchos en presentador revelación.
La primera oportunidad me la dieron copresentando un programa con Gloria Serra en Antena 3 y luego ya pude sustituir a Susanna Griso un verano al frente de Espejo Público. Esto es lo que siempre he querido. Ha llegado en el momento justo, he tenido suerte. No creo que sea el presentador revelación y me da miedo porque las modas son peligrosas.

¿Tuviste mucha presión al principio con el programa?
La tuve y la sigo teniendo. Es una gran responsabilidad y más ahora que es la recta final. Me daba mucho respeto porque podría haber salido mal. En la primera gala me dijeron que estaba nervioso pero era algo normal. Todos hemos ido creciendo con el formato.

Tu familia, ¿cómo está viviendo tu éxito?
Se han ido acostumbrando porque ya en los informativos le decían a mi madre que habían visto a su hijo en la tele. Es verdad que lo de ahora ha sido muy grande para toda la familia. Mi casa a veces parece una romería porque va apareciendo gente para preguntarme cosas del programa y aprovechan para pedirme hacerse una foto conmigo. Pero mi familia está feliz de vivirlo conmigo.

A ti, ¿quién te espera en casa?
Después de la gala voy a un hotel porque es tarde, pero después me quedo en casa de mis suegros, que viven en Barcelona. Nosotros vivimos en Madrid pero mi mujer y mi niña se vienen a algunas galas para acompañarme.

¿Qué tiene tu mujer para que te casaras con ella?
Vamos a hacer seis años. Nos conocimos en Espejo Público. Es la historia de la becaria y el sustituto de la presentadora… y la conocí en el comedor de Antena 3, que sé que no es muy romántico. Mi mujer es una grandísima persona, se dedica a lo mismo que yo, es periodista y lo mejor que tiene es que siempre me ha sabido llevar de la mano porque soy una persona muy cabezota que tengo mi carácter. Eso ella lo sabe gestionar a la perfección, compartimos muchas cosas y además es muy tolerante.

¿Cómo eres como padre?
Creo que soy buen padre pero hasta que la niña no hable no se lo podré preguntar. Mi niña tiene seis meses y claro que cambio pañales. Me impliqué desde el primer minuto. Es innegable que la madre es la que comparte más horas con la peque, pero yo cambio pañales y estoy a todo. Me gustan los niños y hacía tiempo que quería tener hijos. Nos encantaría ampliar la familia y si todo va bien y la vida lo permite, nos gustaría tener dos o tres hijos.

¿Te gustaría que tu peque se dedicara más a la tele o a cantar?
Pues su nombre ya es artístico porque se llama Lola Leal y suena a coplera, pero que se dedique a lo que sea. Lo que no haré es decirle a lo que tiene que dedicarse. Lo que tengo ganas es de compartir cosas con ella. Yo la pongo a ver OT frente a la tele y a ella le da igual, como si viera Peppa Pig pero me hace ilusión.

¿A quién echas de menos?
A mis abuelas. La madre de mi madre nunca me llegó a ver como periodista y me quería muchísimo. La madre de mi padre sí sabía que me dedicaba a esto y me vio cuando empecé a salir al principio en la tele. Presumía de verme y siempre pienso cómo vivirían ellas esto ahora. En mi boda también eché mucho de menos a mis abuelos.

M2