María Teresa Campos y Edmundo Arrocet: solos y decepcionados en su primera firma de discos

Edmundo Arrocet y María Teresa Campos se mostraron desconcertados en su primera firma de discos.

María Teresa Campos y Edmundo Arrocet acudieron a un conocido centro de Madrid este lunes 14 de mayo ilusionados con su primera firma de discos. Juntos han grabado ‘Una bella historia’, un disco en el que han cantado a dúo canciones de amor y por el que ahora se encuentran de promoción.

Todo estaba preparado para que a las 19:00 horas de la tarde se diera el pistoletazo de salida a la firma. Pero las cosas no fluyeron de la manera esperada.

Eran casi las 20 horas de la tarde y María Teresa Campos y Edmundo Arrocet aún no habían recibido la visita de ningún fan con el disco entre sus manos.

La afluencia de público fue muy escasa.

¿Una mala organización?

La cara de desconcierto de la presentadora, tal y como informa JALEOS, era cada vez mayor. La de su hija Carmen Borrego, que acudió hasta el lugar para acompañar a su madre y la pareja de esta, también. Este mismo medio pudo hablar con los responsables del centro, quienes les aseguraron que la firma de discos estuvo en todo momento bien promocionada: “Los carteles promocionales llevan expuestos más de una semana”. Los responsables del centro comercial sí que reconocieron que debido a la festividad de San Isidro en Madrid al día siguiente, martes 15 de mayo, la afluencia de clientes estaba siendo escasa en general en todo el recinto.

Sin embargo, María Teresa Campos y Edmundo Arrocet se quejaron de que por megafonía no se había anunciado su presencia en el centro, algo que tenían que haber ocurrido a las 19:00 horas de la tarde. Fue a las 20 horas cuando ese anuncio llegó.

Eso provocó la llegada de la primera fan a la que Edmundo Arrocet y María Teresa Campos atendieron con gran amabilidad.

Una hora tardó en llegar la primera fan de la pareja.

Tanto Edmundo Arrocet como María Teresa Campos se quejaron de la mala organización de este evento, de la cual se encargaba no sólo el centro comercial sino también Mediaset. De esta forma, ambos se habrían sentido desamparados por el ente televisivo para el que trabajan.