La dieta mediterránea está recomendada para todas las edades

Nuestra dieta más característica, la mediterránea, es el pilar fundamental de una vida activa y sana. Conoce sus alimentos básicos, sus características y sus beneficios en comparación con otras dietas.

¿En qué consiste?
Es un estilo de vida basado en una dieta variada y equilibrada en la que predominan los alimentos obtenidos de los cultivos tradicionales de esta zona geográfica bañada por el mediterráneo: el trigo, el olivo y la vid.

¿Qué alimentos forman parte de esta dieta?
Entre los ingredientes recomendados están las verduras y legumbres, la fruta, el pescado, las carnes blancas, la pasta, el arroz y los frutos secos, además del consumo de vino con moderación (1 copa al día en mujeres, 2 en hombres). Otro de los productos más recomendados es el aceite de oliva, que gracias al ácido oleico y a sus grasas de origen vegetal disminuye el riesgo de padecer obstrucciones en las arterias, tiene beneficios cardiosaludables y un alto contenido en carotenos y vitamina E.

¿La dieta mediterránea adelgaza?
Puede ayudar a adelgazar sin grandes restricciones, ya que permite comer casi de todo en cantidades moderadas. Además, lo más importante es que es sostenible a largo plazo, impidiendo el temido “efecto rebote”. Para lograr adelgazar sólo hay que tener en cuenta unos pequeños consejos:
>> Las cantidades de las comidas deben ser razonables, por ejemplo, para las carnes la medida justa es un filete de igual tamaño que la palma de tu mano.
>> El agua juega un papel fundamental para eliminar el exceso de líquidos, lo ideal es beberla fuera de las comidas y por lo menos 2 litros al día.
>> Si te quedas con hambre o tienes ansiedad toma infusiones sin azúcar, zumos de frutas naturales, yogures desnatados o pequeños trozos de queso magro.
>> Es obligatorio realizar algo de ejercicio diario para ayudar a complementar la dieta. Una buena opción puede ser caminar a paso ligero durante 30 minutos para bajar las comidas.

Tu salud mejorará
Pelo y uñas fuertes
Comer entre 3 y 5 piezas de fruta diarias, tal y como marca la dieta mediterránea, es la mejor forma de obtener los minerales esenciales para nuestro cuerpo. Además comer fruta a diario también ayuda a mantener en buen estado la vista, el pelo y las uñas.
Es cardiosaludable
El consumo de pescado azul, como mínimo 1 o 2 veces a la semana, es muy saludable ya que éstos tienen grasas muy parecidas a las de origen vegetal, que protegen frente a las enfermedades del corazón.
Buena para la memoria
Esta dieta no solamente es buena para que el organismo esté sano, sino que también contribuye a la salud del cerebro. Muchos estudios han demostrado que la dieta mediterránea mejora la función cognitiva y mantiene la mente activa.
Reduce la diabetes
La dieta mediterránea es rica en frutas, verduras y productos de temporada que ayudan a controlar el nivel de glucosa en la sangre. Además, también es buena para reducir el riesgo de padecer diabetes de tipo 2.