Tras esta operación, la veterana actriz, de 74 años, tendrá que recibir tratamiento de quimioterapia. Concha afirmó sentirse angustiada antes de la operación pero con ganas de salir adelante y confiando en Dios.

Fue hace pocas semanas cuando la propia actriz sorprendía a todos diciendo que padecía un linfoma. Su salud se había resentido en los últimos tiempos. De hecho Concha se había tenido que someter a cuatro operaciones en los últimos meses: primero fue operada de apendicitis, después peritonitis. Posteriormente, también fue operada de una hernia y poco después de la vesícula.

Concha tendrá que recuperarse de este duro revés, si como es su intención, quiere incorporarse en agosto a los ensayos de la obra «Olivia y Eugenio», en la que paradójicamente la actriz interpreta a una enferma de cáncer y cuya gira arranca en el mes de septiembre en Zaragoza.