Victoria Beckham ha elegido un atuendo de lo más elegante para bajar a la playa. Claro que, a estas alturas, ya no nos sorprende. Eso sí, puede servir de inspiración para muchos outfits nocturnos.


En la época en la que formaba parte de las Spice Girls a Victoria Beckham la conocían como ‘posh spice’ -algo así como Spice pija- por cómo vestía. Hace décadas que se alejó del grupo musical, pero ese apelativo sigue muy presente en su vida. Tanto, que incluso ella misma hace bromas con ello. Pero hay que reconocer que su ocurrencia de estos días, encaja perfectamente con esa idea, porque el vestido de Victoria Beckham para bajar a la playa no es de los habituales este verano.

Victoria, de negro en las playas de Florida

Lo ha contado ella misma: está en Florida y para pasear por la playa se plantó un vestido corto. Hasta ahí de lo más normal, pero es que se trataba de un Little black dress, una pieza que encaja más quizá en otros ambientes, especialmente por el tipo de tejido de la prenda.

Pero así es Victoria Beckham. Siempre hace lo que quiere. Especialmente en cuestiones de vestimenta. Y lo cierto es que no es extraño verla vestida de negro. Es un color habitual en su armario, donde no suele haber cabida para los estampados. En su lugar, suele optar por outfits monocromáticos y además en colores básicos como blanco, negro o, en alguna ocasión rojo.

El Little black dress

Es un básico que debe estar en cualquier armario. El vestido negro, o LBD, como se le conoce por las siglas en inglés de ‘Little Black Dress’ (vestido corto negro), es una de esas prendas que pueden solucionar cualquier vestuario en un día complicado. Especialmente en los encuentros tras el trabajo o en una cena.

Por eso, inspirándonos en la elección de Victoria Beckham, podemos encontrar el que mejor nos va para cada ocasión… porque incluso hay opciones para bajar a la playa, aunque el negro no sea el mejor color para ello, y deberíamos apostar por prendas mas holgadas y de tejidos más vaporosos, como el lino.

Elegir el diseño más adecuado

Como todo, la elección adecuada para cada cual varía en función del cuerpo. Para quienes tienen bastante pecho, por ejemplo, los vestidos con escote recto, como el que lleva victoria, son ideales, porque ajustan y producen el efecto óptico de reducir. Y para quienes quieren marcar la silueta, los vestidos con un frunce en la cintura y un poquito de vuelo en la falda provocan ese efecto.

En cuanto a los largos, se habla de un vestido corto, pero podemos ajustarlo e incluso bajarlo por debajo de la rodilla. Con este largo lograremos un efecto más elegante y encajará incluso en ambientes un poco más serios que sus homólogos más cortos.