La colaboradora de Sálvame ha estrenado un vestido de flores que seguro vas a querer copiarle porque va a ser una prenda esencial en tus looks de otoño


No lo decimos nostras, lo dice ella misma: «A veces es necesario salir de la zona de confort y removerlo todo». No sabemos si se está refiriendo a su look o a su momento vital, aunque nos inclinamos más por la segunda de las opciones. Gema López suele acompañar todos sus post de una reflexión que seguro poco tienen que ver con sus estilismos. Pero, aunque con el último de ellos no arriesga ni se sale de su estilo, no podemos más que detenernos en él porque nos ha encantado.

La colaboradora de Sálvame ha comenzado esta nueva temporada dejando de lado los vestidos largos y se ha pasado a los minis, unos centímetros por encima de la rodilla. Lo que no ha cambiado es el mismo gusto por los diseños fluidos, con volantes o jaretas de clara inspiración boho. El que acaba de estrenar tiene todo esto y más, por eso se ha convertido en nuestro favorito.
Un vestido azul con estampado de flores en tonos dorados y tira bordada, con vuelo estilo babydoll, cuello cerrado redondo y manga larga. Un modelo de Delolindo, una de sus firmas favoritas.
Lo acompañó de sus botas de caña alta en ante gris, con efecto envejecido, y tacón medio cuadrado, de Mosh, que se han convertido en el complemento que más le estamos viendo en este comienzo de temporada.

Los vestidos preferidos de Gema López

Este tipo de vestidos son una prenda todoterreno, que no pasan de moda y son los que mejor encajan en los looks más casual. En este entretiempo todavía los podemos llevar sin nada o con una cazadora vaquera, pero cuando lleguen los días más frescos una amplia chaqueta de punto es el compañero perfecto.

Este de Gema (el modelo Fernanda con un precio de 62,90 euros) nos gusta todavía más por su estampado. En la web de la firma aún está disponible en todas las tallas, pero estamos seguras que no tardará en agotarse como sucede con muchos de los vestidos que ella luce (el vestido Fiorella con nido de abeja que llevaba hace unos días ha sido el último ejemplo).

Con el vestido no ha querido arriesgar y ha apostado sobre seguro. Pero volviendo al comienzo y al pensamiento de la colaboradora de Mediaset no podemos estar más de acuerdo con su afirmación porque a veces es necesario salir de nuestra zona de confort y removerlo todo.