El otoño está a la vuelta de la esquina y Gema López ya le ha dado la bienvenida con tres vestidos todoterreno para cualquier ocasion


Después de un verano en el que los vestidos largos de estilo boho han sido los protagonistas de su armario, Gema López ha comenzado la nueva temporada, también con los vestidos como protagonistas, pero dando un cambio a sus estilismos. En estos primeros looks de septiembre, la periodista se ha decantado por los vestidos cortos, aunque también con ese toque hippie que le caracteriza.

Todas las colaboradoras de Sálvame tienen el estilo muy definido, y Gema se siente muy cómoda con los vestidos largos boho, de los que tiene un auténtica colección. En este comienzo de temporada ya ha comenzado a lucir vestidos de la colección-otoño invierno de sus firmas favoritas, aunque todavía no ha sacado ninguno de los largos estampados, que seguro no tardaremos en verle.

Gema López cambia el largo por el corto

El mes de septiembre lo ha arrancado con tres vestidos cortos con tres estilos muy diferentes, pero todos terreno. Y lo que es mejor, cada uno nos gusta más que el otro.
Empezamos por un vestido  de vuelo estampado de flores en tonos rosas y berenjena con escote de pico, de manga debajo del codo cerrada con goma, de la firma Lovely Boho. Para no olvidarse del todo del verano, lo combinó con unas altísimas cuñas de rafia en nude, de Mohs. Un look que acompañó con un recogido bajo deshecho y con el siguiente pensamiento: «No soy de las de todo o nada, pero hay ocasiones en las que es necesario arriesgar». Seguro que Gema no se refería con estas palabras a su estilismo, porque tanto el vestido como las cuñas son dos básicos de fondo de armario.

En otro de sus estilismos combinó el vestido de algodón rosa de manga corta con goma con unas botas de caña alta en ante gris, con efecto envejecido, y tacón medio cuadrado, ambos de la marca Mosh.

El tercero de los estilismos, aunque también de la nueva temporada, tiene un aire más veraniego. La periodista eligió un vestido negro de manga corta con goma, falda de vuelo rematada con un volante y cuerpo de nido de abeja, una tendencia que vimos muchos en los vestidos de este verano y que también se va a seguir llevando este otoño-invierno. El vestido es de la firma Delolindo y lo combinó con unas alpargatas de cuña, el complemento que más ha llevado durante este verano.