La hija de Isabel Preysler y Carlos Falcó cambia de década. Analizamos cómo ha ido cambiando su estilo a lo largo de los años (y algunas fotos no tienen desperdicio)


Su espontaneidad y carisma han hecho que se convierta en la chica de moda. Pero su estilo también merece un puesto en la lista de mujeres más elegantes de nuestro país. El armario de Tamara Falcó es la mezcla perfecta entre básicos atemporales de muchas de nuestras tiendas low cost favoritas, y prendas de plena tendencia de las firmas de lujo más codiciadas. Pero sea como sea, lo cierto es que la hija de Isabel Presyler se ha convertido con el paso de los años en un icono de moda para muchas.

Tamara Falcó, perfecta las 24 horas del día

Nos encanta cuando la vemos enfundada en vestidos de ensueño en las alfombras rojas y también cuando rescata de su vestidor trajes masculinos para presentaciones y eventos. Pero Tamara Falcó nos hipnotiza de la misma forma (o más) con sus looks de diario informales: en una divertida tarde con amigas, en una cita romántica con su novio Íñigo Onieva, para merendar con su madre… ¡Siempre está perfecta! La hija de Carlos Falcó tiene un estilo personal y único con el que consigue triunfar en todas sus apariciones.

La marquesa de Griñón conoce sus puntos fuertes y los explota

Tamara conoce a la perfección las prendas, formas, cortes y colores que más le favorecen. En su armario no faltan las blazers estructuradas, pero también las oversize. ¿Los vestidos y faldas? Sin duda en corte midi: estilizan su silueta, alargan sus piernas y le añaden un plus de estilo al instante. En cuanto a los vaqueros, suele decantarse por los modelos ‘mom fit‘, que a pesar de que han sido los últimos en llegar, en realidad son una mirada al pasado, y de ahí su nombre: son los jeans que llevaban nuestras madres en los 80: altos de cintura, no muy pegados. Perfectos para disimular la barriguita y potenciar las curvas. Para el día a día también la marquesa de Griñón recurre a las camisas satinadas y los jerseys cómodos y amplios. ¿En los pies? Nada se le resiste: botas altas, botines de tacón, zapatillas, mules, bailarinas…

En cuanto a colores se refiere, lo cierto es que Tamara Falcó suele ser clásica: el negro, el nude, el gris, el camel y el blanco son sus infalibles. Aunque eso no significa que no se atreva de vez en cuando con los tonos más vivos (como el rojo) y los estampados más originales. Además, la it girl tampoco duda en apostar (en sus estilismos más arreglados) por el terciopelo, las lentejuelas, los grabados y los encajes más delicados.

Pero después de este repaso, también es justo añadir que no siempre la hija de Isabel Preysler ha acertado con sus looks, más bien ha ido refinando y encontrando su estilo con el paso del tiempo. Sigue bajando, porque te vas a sorprender. Te mostramos su evolución (de mejor a peor).