Gtres

Sandra Gago: su armario atemporal que funciona a los 20 años y a los 50

Sandra Gago tiene un estilo elegante, muy atemporal, que puede funcionar igual de bien en una chica de 20 años o en una mujer de 50.

La elegancia no entiende de edades y Sandra Gago posee ese don innato del que presumen algunas elegidas. La mujer de Feliciano López, de 26 años, cuenta con un armario totalmente atemporal, pero muy estudiado. Trajes dos piezas, blazers, camisas... son solo algunas de las prendas a las que recurre habitualmente. El resultado es un estilo muy sofisticado con el que, en ocasiones, se erige como la más elegante, también que funciona igual de bien a los 20 años que a los 50. ¡Atenta porque te damos algunas de sus claves!

Sandra Gago sabe mejor que nadie desenvolverse como pez en el agua con looks sofisticados y muy atemporales. A pesar de su juventud, no la veremos desentonar con prendas excesivamente llamativas, colores potentes o modelos arriesgados y de tendencia. Tiene un estilo clásico que posee el valor añadido de no pasar de moda. Para una jornada disfrutando del mejor tenis optará por un traje sastre dos piezas color azul marino mientras que para acudir a un compromiso ante los medios se decantará por un vestido de inspiración lencera en líneas depuradas.

El estilo clásico de Sandra Gago

La modelo elige habitualmente una gama cromática de tonos neutros. Le gustan los blancos, grises, beiges, negros... Colores con los que impone un toque chic a su vestidor. Además, nunca resulta estridente. Adora brillar en clave minimalista, también en cuestión de complementos. Pocos, pero muy bien elegidos. Un clutch, una sencilla cadena de oro a juego con los pendientes... La joven es fiel a esa máxima en moda que dice 'menos es más'.

Por los tejidos, los colores, el tipo de prendas... Su armario se ajusta a la perfección a una chica de 26 años, pero podría dar juego en una mujer de 30, 40 e, incluso, 50. Y es que posee un estilo de esos que no pasan de moda y que se adapta muy bien a distintas mujeres. A destacar que se siente más cómoda en pantalones y que el look ‘working girl’ le sienta fenomenal. Saca el máximo partido al traje sastre con sus mil y una variantes: chaleco, pantalón corto o camisa. Se trata de un básico versátil que siempre funciona bien en cualquier armario y que te saca de muchos apuros.

Si tiene un compromiso por la noche, no se complica en exceso. Nunca la veremos recurrir a vestidazos demasiado llamativos, tampoco estampados inolvidables. Siempre es fiel a su estilo y le gusta optar por el negro. El color por excelencia. Un vestido largo, un dos piezas con pantalón palazzo y camisa o una falda con top en tono plata que da este toque de glamour tan necesario en los eventos de mayor postín. Combinaciones todas elegantes que reafirman, nuevamente, un estilo muy estudiado.

Si quieres actualizar tus preferencias de consentimiento haz click en el siguiente enlace