Rosa Benito y Chayo Mohedano, madre e hija, acudieron ayer a una comunión en Chipiona y sus looks, cómo no, estuvieron a la altura del evento.


Esta primavera la crisis sanitaria del coronavirus nos obligó a todos a cancelar los eventos que teníamos. Se aplazaron las bodas, las comuniones, los bautizos y todas esas celebraciones que, en años anteriores, hubieran tenido lugar de la forma más cotidiana y natural. Sin embargo, la pandemia paralizó todo hasta este verano que, con la llegada de la nueva normalidad; nuestras vidas volvieron a recuperar ese día a día que tanto echamos de menos durante el confinamiento. Aunque con estrictas medidas de seguridad, mascarillas y distancia social, nuestros eventos favoritos han vuelto (esperemos que para quedarse) y con él los looks más especiales. Rosa BenitoChayo Mohedano han sido de las primeras famosas que han dado el pistoletazo de salida acudiendo a una comunión. Un acontecimiento con el que han protagonizando uno de los duelos de estilo más esperados.

Ha sido en Chipiona, en la primera comunión de Daniela, la hijastra de Salvador Moheadano, hermano mellizo de Rosario. Una celebración familiar a la que madre e hija han acudido luciendo dos vestidos largos que les sentaban como un guante. Tanto Rosa Benito como Chayo han sido fieles a su estilo sin perder ni un segundo ese aire glamuroso y festivo que tanto les caracteriza.

Sus looks de Primera Comunión

Rosa Benito, como suele ser habitual en ella, ha elegido un vestido largo y vaporoso, de llamativo estampado animal. Un look salvaje pero muy apropiado que, en tono beige, marrón y negro, combinaba patrones de cebra, leopardo, tigre y jirafa. A modo de complementos, la colaboradora de Ya es mediodía ha optado por un bolso XXL en color crema y unas bonitas cuñas de esparto metalizadas. Aunque el bolso quizás sea demasiado grande para la ocasión, lo cierto es que ella ha sabido defenderlo como nadie.

Por su parte, Chayo Mohedano también ha apostado por un vestido largo y vaporoso. En su caso, la joven se ha decantado por los lunares, plantándose un bonito vestido de escote en uve con mangas largas abullonadas y corte en la cintura. Con cuatro grandes volantes, la cantante lo ha combinado con un bolso circular de fibras naturales y unas cuñas negras. Como ocurría con su madre, quizás los complementos no hayan sido los más acertados, pero el vestido no puede gustarnos más.

El estilismo de una invitada a una primera comunión no tiene que ser tan producido como el de una boda y Rosa Benito y Chayo Moheado lo han dejado claro en este duelo de estilo tan familiar. ¿Qué os parecen los vestidos elegidos por la colaboradora de televisión y la cantante? A nosotras, como poco, nos resultan la mar de acertados.