A pocas horas de la celebración del funeral de Isabel II, el nuevo Rey Carlos III ha congregado a todas las monarquías mundiales y a los jefes de estado en una recepción en el Palacio de Buckingham. Allí se han dejado caer las royals de todos los rincones del mundo. Además, hemos visto coincidir a la reina Letizia y al Rey Felipe VI con los reyes eméritos en este gran evento oficial que ha estado en el punto de mira de la prensa internacional.

Camila Parker Bowles junto a Carlos III han recibido a todos los jefes de estado. Pese a la ausencia en este evento oficial solemne de los duques de Sussex y del príncipe Andrés por no pertenecer a los «working royals«, hemos podido ver la llegada de una elegantísima Kate Middleton junto al príncipe Guillermo. Una lista interminable de royals europeas se han vestido de riguroso luto para esta recepción y, pese a que los total black looks han invadido la residencia oficial del monarca inglés, hemos disfrutado de unos estilismos que han brillado por su elegancia y distinción.

Las royals mundiales se visten de luto para la recepción previa al funeral en el Palacio de Buckingham

La reina Letizia ha estrenado un vestido negro de manga larga con escote redondo decorado con flores negras en el hombro, muy elegante. Además, en su llegada a Londres mostró en su estilismo una de las joyas de pasar, un broche de perlas que perteneció a Victoria Eugenia de Battenberg. Para su pelo optó por un recogido alto en forma de moño que daba presencia a las joyas y a su sobrio maquillaje.

No pudo dejar de asistir Matilde de Bélgica que hizo alarde de su gusto refinado por la moda con un estilismo austero y adecuado a las circunstancias. Otras autoridades como  Máxima de Holanda o Silvia de Suecia también lucieron looks espectaculares en la llegada junto a sus consortes.

Otra de las mejor vestidas fue Margarita de Dinamarca que celebraba hace unos días su jubileo de oro por sus 50 años de reinado. Asistió a la recepción con un estilismo más clásico y acompañada de la princesa Mary y Federico de Dinamarca. Jil Biden eligió una blusa negra satinada con escote cerrado y drapeado, elegante, pero totalmente en tendencia.

(Artículo en elaboración)