Margarita Vargas sigue con su tendencia a lucir un look romántico, solo que esta vez lo hace en clave mini y con un vestido de altos vueltos.


No puede ser más romántico. El look elegido por Margarita Vargas para un acto en Madrid rebosa dulzura. Y eso que la mujer del duque de Anjou se ha atrevido a darle un toque distinto al elegir un vestido que conjugaba ese romanticismo con un largo mini que realzaba su silueta y que desafiaba a la bajada de temperaturas que ya afecta a la capital española.

Un acto solidario en Madrid

Margarita Vargas, que no suele prodigarse en eventos públicos sí aparece cuando la ocasión lo requiere. Y esta lo merecía, porque acudió a un acto solidario en que está involucrada la fundación Querer de la que es madrina. Y para hacerlo, se decantó por un vestido de color melocotón lleno de bordados que llamó poderosamente la atención.

El diseño encajaba a la perfección con la idea de un vestido romántico, pues su tejido y su línea, con un cuello bordado y unas mangas abullonadas, son el paradigma de esta tendencia. El toque diferenciador, que sin embargo no restaba dulzura al estilismo, se  centraba en el largo de la falda, que Margarita lucía con gran acierto.

Unos zapatos acordes

Y es que Vargas eligió para acompañar este diseño mini unos zapatos de color nude con una parte transparente. Esta elección es más que adecuada no solo porque vaya bien con el tono del vestido, también porque esos colores claros ayudan a generar la sensación óptica de alargar la silueta y, en casos como este, en los que el vestido es corto, también las piernas.

Además, estos tonos claros son un acierto para los looks de día, pues aportan luz aún en los días más fríos, que parece que ya están llegando a las ciudades. Un frío al que Margarita no teme y desafía con un vestido que es una auténtica joya. El diseño es obra de Zimmermann, pero la pena es que no está a la venta es su tienda online. Eso sí, aún se puede encontrar en Farfetch a un precio de 858 euros.

El look romántico de Margarita Vargas

El vestido de Zimmermann viene a corroborar otra cosa: la tendencia de Margarita hacia un estilo concreto, porque romanticismo es la clave de los estilismos que ha lucido últimamente la mujer de Luis Alfonso de Borbón. Con él deslumbró entre los invitados a la boda de Jorge Romanov y Rebecca Bettarini.

Lo hizo gracias a tres vestidos de ensueño que ya van a quedar en el imaginario colectivo. El primero, un diseño de Tot Hom largo hasta los pies de color rosa empolvado. El segundo, uno midi de Silvia Tcherassi de color azul que llevó en la ceremonia de enlace y el tercero, el más espectacular, uno negro con toques brillantes y transparencias en la zona superior estaba firmado por Elie Saab que acompaño con una tiara de Chaumet.