Si hay alguien que nos da una lección de estilo con cada conjunto que elige esa es Isabel Preysler, la socialité con más clase de nuestro país. Siempre optimista y con una sonrisa en los labios, luce radiante con cada prenda de su armario. Su sofisticación innata nos inspira tanto como su último conjunto: un vestido de corte camisero azul oxford de estampado geométrico y volante en la parte de la falda, que lo convierte en la pieza ideal para llevar de lunes a viernes en la oficina o para ocasiones más especiales.

No sabemos cuándo ha estrenado este vestido camisero pero no es la primera vez que lo lleva en público. Su estampado es relativamente invernal, oscilando entre diferentes tonalidades de azul, e incorpora un cinturón marrón para resaltar y enmarcar su figura y, unas botas altas de ante marrón a conjunto.

Isabel Preysler nos recuerda que los vestidos camiseros también son para el invierno

Son extra cómodos, prácticos, sofisticados y perfectos para llevar las 24 horas del día, los siete días de la semana. Es una de las prendas más versátiles de nuestro armario, siempre aptos para cualquier plan. Con tantas virtudes no nos extraña que haya enamorado a la reina de corazones. Es cierto que aunque los vestidos de corte camisero son tremendamente ponibles, suelen estar asociados con el verano porque están confeccionados con telas ligeras. Sin embargo, Isabel nos ha demostrado que son perfectos para cualquier temporada del año si sabes cómo combinarlo.

Haz como ella y lúcelos con medias y botas altas (o botines). También le puedes añadir un jersey de cuello vuelto finito debajo o incluso hay quien se atreve hasta con unos pantalones.

El look perfecto para quedar una «tarde de chicas»

Hay días en los que buscamos que nuestros looks sean relajados y formales al mismo tiempo. Para ello, escoger un conjunto como el de Isabel es la opción perfecta. En su caso, lo eligió para disfrutar de una merienda junto a su hija Tamara Falcó, la única hija que tuvo Carlos Falcó, que aun cuando se acaba de independizar tiene la tradición de merendar junto a su madre en la mansión de Puerta del Hierro que Preysler tiene en Madrid y donde actualmente vive junto a Mario Vargas Llosa.

Se trata de una casa valorada en 9 millones de euros, con una parcela de terreno de más de 5.000 metros cuadrados y varias estancias perfectas para disfrutar de una «tarde de confidencias» madre e hija de lo más apetecible.