Algunas de las influencers más destacadas de nuestro país se han ido juntas de fiesta derrochando mucho estilo


La temporada ha comenzado por todo lo alto dando la bienvenida a la nueva normalidad y con ella a las fiestas, que todos estábamos esperando. La primera del otoño reunió a un grupo de las influencers más destacadas de nuestro país en la inauguración de la Finca Los Jazmines, a las afueras de Segovia, donde pudimos verlas de lo más divertidas y derrochando el mejor de los estilos. Las hermanas Laura y Anita Matamoros y María Pombo con su hermana Marta, Anna Ferrer o María de Jaime fueron algunas de ellas.
Cuando se juntan las que más saben de moda (o al menos las que han hecho de ello su profesión) tenemos asegurado el desfile de las últimas tendencias y de los looks más arriesgados. Aunque no todas han optado por ese camino, sorprendiéndonos con su clasicismo.

Laura y Anita Matamoros, dos influencers con estilos muy diferentes

Luciendo ya una abultada tripa en su séptimo mes de embarazo, Laura Matamoros eligió un largo vestido negro satinado de silueta wrap, con una gran abertura, al que puso el toque de color con sus complementos: las sandalias de tiras naranja y el bolso Serpenti en blanco de Bvlgari. También de negro, pero con un estilismo muy diferente, vimos a su hermana Anita Matamros. La joven sacó su lado más sexy con un vestido de escote asimétrico con una sola manga larga, con apliques de pedrería y rematado en flecos, de la firma Irati. Remató el look con un guante por encima del codo al más puro estilo Gilda y unos zapatos de pulsera, también en negro.

Madre e hija

Anna Ferrer fue otra de las asistentes a la divertida fiesta. La influencer se decantó por un traje con chaqueta cruzada tipo kimono y pantalón ligeramente acampanado de estampado geométrico en blanco, marrón y rosa, combinado con unas sandalias de plataforma en negro. Entre las jóvenes influencers destacó la presencia de Paz Padilla, muy unida a su hija, quien eligió el más discreto de los estilismos, con un sencillo vestido blanco, por debajo de la rodilla, cazadora de cuero en negro y salones nude.

La cumbre de influencers se completó con María Fernández Rubíes, estupenda con un original vestido midi metalizado coordinado con su bolso Serpenti de Bvlgari, María de Jaime, muy elegante con un abrigo negro cruzado con botones dorados, o Teresa Andrés Gonzalvo, que combinó su mono short y americana en blanco con brocado en plata, con los zapatos en verde intenso y pedrería.
Tampoco faltaron las hermanas María y Marta Pombo, que brillaron con sus elecciones.