Tienes mucho pecho, las piernas cortas, o te gustaría disimular la cadera. Te decimos qué vestido es el que más te favorece para que saques lo mejor de ti


La ropa con superpoderes existe. Sí, existen pequeños trucos en moda para disimular lo que no te gusta y resaltar lo que sí. Y es que, aunque lo más importante es aceptarnos a nosotras mismas tal como somos, todas tenemos algo que quisiéramos mejorar y nada como vestirse de la forma adecuada para conseguirlo. Lo primero que debes tener en cuenta es la proporción de tu cuerpo, ser objetivas (que no críticas) y jugar al arte del ilusionismo con las prendas. 

¡No ocultes lo que no te gusta, destaca tus puntos fuertes!

Cada cuerpo es un mundo y, ¡qué gran verdad! Las siluetas cambian en función al ancho de hombro y cadera, así como la cintura, la altura y un largo etcétera. No hay unos cuerpos mejores que otros, todos son en su esencia perfectos.

Pero los estándares de belleza consideran que el cuerpo con forma de ‘reloj de arena’ es el más deseado (es la silueta que corresponde al 90-60-90). Esto es: cuando la cintura es más estrecha que tus hombros o pecho (si nos ponemos técnicas, tendrías esta silueta si divides lo centímetros de tu cintura entre los hombros o el pecho y la cifra sale menos o igual a 0,75). La icónica Marilyn Monroe o la actriz Sofía Vergara son algunas de las afortunadas que tienen esta forma de cuerpo.

Sofía Vergara
Sofía Vergara. Gtres

Consejos útiles para todos los cuerpos

Tengas la forma de cuerpo que tengas, deberías tener en cuenta una serie de consejos. Los pantalones rectos son ideales para todo tipo de piernas, siempre favorecen. Si quieres disimular alguna parte de tu cuerpo, opta por colores neutros siempre y ten en cuenta que menos, siempre es más y no abuses de los complementos porque podrían arruinarte el outfit.

¿Cómo me visto si tengo mucho pecho? 

En estos casos lo más importante es elegir muy bien la ropa interior. Evita, a toda costa, los estampados (pero si eres fan confesa de ellos apuesta por las rayas verticales). Huye de los colores vibrantes en esa zona y apuesta siempre por vestidos con escotes en forma de ‘V’ para alargar el cuello, visualmente hablando, y disminuir el pecho.

¿Y si tengo las piernas cortas o no tengo curvas?

Alargar unos centímetros nuestras piernas es posible, sin necesidad de Photoshop. Opta por vestidos de corte imperio, largos y con cintura alta bien marcada, justo debajo del pecho. Para aquellas mujeres que carecen de forma, los vestidos con bajo irregular y con volantes les favorecerán, y mucho. 

No temas a la talla XL y sácale partido 

En tu caso, un camisero negro de tela ligera, con peso y caída, se adaptará a tus formas. Apuesta por looks monocromáticos en colores opacos. No solo existe el negro en la paleta de colores, pero a la hora de elegir tono ten en cuenta que en su composición haya un porcentaje muy alto suyo o azul oscuro. Así conseguiremos hacer ver una silueta más delgada y estilizada. Y para centrar la atención más en el rostro, que el cuerpo, el escote cruzado serán tu mejor aliado.