Ana Boyer ya está pensando en la primavera y nos lo ha demostrado con su nueva blusa… ( y también con su nueva melena)


Si algo define el estilo de la hija pequeña de Isabel Preysler es su sencillez. A diferencia de su madre y de su hermana Tamara Falcó, parece que no vive ten pendiente de la moda y prefiere los looks cómodos, relajados y con un toque deportivo que se adaptan perfectamete a su vida de trotamundos siguiendo a su marido, Fernando Verdasco, por los distintos torneos de tenis en los que participa. Pero eso no quiere decir que Ana Boyer no nos encandile con sus looks y con la mayoría de , prendas, como la nueva blusa que ha estrenado para dar la bienvenida anticipada a la primavera y que nos ha enamorado totalmente.

En los últimos dos años, debido a la pandemia, Ana, su marido y sus dos hijos han pasado mucho tiempo en la casa familiar de Puerta de Hierro, pero tienen fijada su residencia en Doha. El aire primaveral (casi veraniego) de su último look nos lleva a pensar que podría estar allí o bien habría viajado con su marido a Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, donde Verdasco está participando en un torneo.

La blusa que tú también querrás esta primavera ya le lleva Ana Boyer

La hija de Isabel Preysler ha estrenado una blusa corta llena de detalles que nos llevan a nuestra infancia. Un modelo en blanco con un delicado estampado de flores con bordados, mangas puffy acabadas en un volante, cerrada con botones delanteros y cuello ajustable con una cinta. Tanto el cuello como las mangas están rematadas en una cinta de tira bordada. El diseño más ideal que podemos tener en el armario.
Ana lo ha combinado con unos vaqueros y no necesita nada más para formar ese look que podemos llevar a todas horas cuando llega el buen tiempo. Las gafas de sol de espejo completaban el estilismo.

Una melena bob para la nueva temporada

Pero no solo su preciosa blusa nos ha llamado la atención. Ana Boyer también ha sorprendido con un pequeño cambio en su melena. A finales de 2019 decidió dejar atrás su larguísima melena, por el tan de moda y favorecedor bob. Pero el paso de los meses había hecho que la joven volviera a lucir su melena (no tan larga), pero ya casi rozando los hombros. Ahora ha vuelto al primer bob original, un poco más corto, que le da un aire muy fresco y juvenil.

Si siempre caemos rendidas a los estilismos de su hermana Tamara Falcó, también los hacemos a los de Ana. A pesar de que no da muchas menos alegrías al llevar una vida social menos intensa que la marquesa de Griñón.