Depilación láser… ¿Es posible en verano?

Sí, ahora es posible lucir una piel libre de vello sin tener que renunciar a tomar el sol. ¿Todavía no estás del todo convencida? Resolvemos tus dudas.

A llegado el calor y con él, los vestidos que presumen de piernas y brazos, y los bikinis que dejan a la luz axilas e ingles. Pero… aunque cada vez son más las personas que recurren a la depilación láser para acabar de forma definitiva con el vello, hay que tener en cuenta que todos no son iguales, aunque por suerte, las tecnologías han ido evolucionando. Te contamos todo lo que tienes que saber.

¿Por qué antes no se podía tomar el sol?
La depilación láser tradicional (diodo, alejandrita…) obtiene su eficacia a través de la melanina del vello, es decir, su mayor pigmentación (color) hace que llegue una mayor energía hasta el folículo piloso, calentándolo hasta los 90ºC y con ello creándole un daño irreversible. Por eso la piel idónea para someterse a la depilación láser tradicional es la menos bronceada posible, ya que menor energía atrapará y menos se calentará. Sin embargo, en general estos métodos generan un gran calor en la piel, produciendo una agresión que precisa su tiempo de recuperación y, durante el cuál, no puede tomarse el sol, ya que de lo contrario se pueden producir quemaduras o incluso manchas.
¿Cómo actúan los nuevos láseres?
Los nuevos equipos trabajan mediante el calentamiento gradual de la dermis, poco a poco se eleva la temperatura del folículo piloso hasta los 45-50ºC y se mantiene unos segundos, suficientes para causar su daño irreversible y dejarlo inhabilitado para el futuro crecimiento de pelo. Sin embargo, la piel no se calienta, no se daña y no es posible quemarla. Además, tras la sesión de láser la piel no estará alterada y, por tanto, no tendrá ningún problema con la exposición solar (a las 72 horas ya es posible broncearse).

¿Son eficaces para todos?
Si, pero existen zonas de vello hormonal activo donde el estímulo no acaba con la adolescencia, sino que puede continuar toda la vida, (zonas de hirsutismo de la mujer) o incluso iniciarse después (espalda y tórax de los hombres) y, por tanto, esto hará mucho más imprevisible el número de sesiones que en zonas donde no existe tal estimulo como piernas, brazos, etc.

¿Qué intervalo de tiempo hay que dejar entre sesiones?
Depende de la zona corporal, ya que el pelo tiene diferente ciclo en cada persona y zona. En general, hay que esperar a que el pelo vuelva crecer y, justo en ese
momento, es cuando la sesión será más eficaz. En la cara suele ser entre 5-8 semanas y en el cuerpo entre 8-12 semanas.

¿Cuáles son las precauciones a seguir antes y después?
Al menos 2-6 semanas antes, según la zona, no se debe depilar el pelo con métodos que lo arranquen (como la cera, por ejemplo), aunque si se puede rasurarlo. Una buena hidratación de la piel previa y posterior también es fundamental para mantenerla perfecta. Lo ideal es aplicarse una crema regenerante que ayude a las células a recuperarse. Y, por último, sobra decir que siempre se debe utilizar crema de protección solar un par de
horas antes de exponerse a los rayos solares.

¿Qué láser permite depilarte con la piel morena?
MOTUX AX, la depilación perfecta para verano Gracias a la tecnología patentada Moveo, este láser realiza un sistema de barrido que implica dosis bajas de energía repetidas en una misma zona al tiempo que incluye un sistema de refrigeración de contacto, proporcionando una aplicación indolora y segura para el paciente. Además, trabaja sobre los distintos tipos de pelo, del más fino al más grueso y sobre todos los fototipos de piel, consiguiendo así realizar una depilación absolutamente personalizada. ¿Más? Es posible realizarlo en cualquier época del año, puesto que trabaja sobre pieles bronceadas.
+INFO: CLÍNICA VEGA. www.clinica-vega.com