Bodas reales en Mónaco: recordando la boda de Rainiero y Grace Kelly

Pocas bodas suscitaron tanto interés como la del Príncipe Rainiero con la actriz más solicitada y guapa de Hollywood, Grace Kelly, que venía de una familia pudiente de Filadelfia.  Se conocieron durante el festival de Cannes y un año más tarde la actriz se convertía en Princesa de Mónaco ante las cámaras de televisión de medio mundo. La boda se celebró en la Catedral de San Nicolás de Montecarlo. El vestido de la novia, realizado por la modista que la vestía en la Metro, ha sido quizás el vestido de novia más famoso de todos los tiempos y Grace la novia más bella.

10Salida de la iglesia

salida-de-la-iglesia

Imagen de los Príncipes de Mónaco saliendo de la catedral convertidos ya en marido y mujer.

9El vestido de novia más famoso del mundo

el-vestido-de-novia-mas-famoso-del-mundo

Los Príncipes de Mónaco, en otro momento de la ceremonia. Grace Kelly lucía uno de los vestidos de novia más famosos de todos los tiempos: un vestido de tafetán, tul y encaje de Helen Rose, la modista de la Metro Goldwyn Mayer, inspirado en los trajes de baile del siglo XIX y digno de una princesa.

8Comulgando en la boda religiosa

comulgando-en-la-boda-religiosa

Grace Kelly, comulgando durante la ceremonia religiosa que la convertiría en Princesa de Mónaco. La boda se celebró en la Catedral San Nicolás de Montecarlo y a ella acudieron más periodistas que invitados. La atención mediática fue enorme; había cientos de cámaras y micrófonos.  Ellos mismos reconocieron después que les habría gustado tener una boda más intima. La Metro les regaló a los novios la película de su enlace.

7La novia y sus damas de honor

la-novia-y-sus-damas-de-honor

Grace Kellly, momentos antes de la ceremonia, con sus damas de honor, que vestían trajes de organza amarilla de Neiman Marcus.  Es de las  pocas fotos en donde se puede apreciar el velo del traje de novia que lucía la Princesa. El vestido de Grace seguía la tradición de los trajes de baile del siglo XIX. Para su confección se utilizaron 25 metros de seda, 25 de tafetán, 98 de tul y 320 de encaje de Valenciennes. Era u traje muy pesado, que la princesa llevó con una gracia admirable.

6Marido y mujer

marido-y-mujer

Los príncipes de Mónaco, saliendo de la iglesia, una vez convertidos en marido y mujer. La imagen de Grace con su precioso vestido de novia dio la vuelta al mundo.

5Recorriendo las calles del Principado

recorriendo-las-calles-del-principado

Tras la ceremonia los novios recorrieron las calles del principado a bordo de un Rolls  Royce descapotable. Al día siguiente los Príncipes de Mónaco partirían de luna de miel en el yate «Deo Duvante II» por distintos países de Europa.

4Primera foto oficial

primera-foto-oficial

Primera foto oficial de los Príncipes de Mónaco tras su boda  realizada en el Palacio de Mónaco.  La actriz de Hollywood se había convertido por fin en la princesa de todos los monegascos. Tras la boda, los recién casados se dirigieron al palacio, donde se celebró el ágape nupcial. 

3Tradicional saludo desde el balcón de Palacio

tradicional-saludo-desde-el-balcon-de-palacio

Rainiero y Grace de Mónaco, saludando desde el balcón del Salón de los Espejos, en el palacio real de Mónaco.  Un año después de haber conocido a Rainiero en un encuentro de compromiso mientras  acudía al Festival de Cannes, el sueño se hacía realidad y Grace, que al principio no contaba con la aceptación de los monegascos, se convirtió en una de las princesas más queridas de Europa.

2Ceremonia civil

ceremonia-civil

En la imagen, boda civil de Grace Kelly y Rainiero de Mónaco, que se celebró en el Salón del Trono del Palacio de Mónaco el 24 de abril de 1956. Grace lucía un traje rosa en brocado de seda diseñado por Helen Rose, la modista de la Metro Goldwyn Mayer y que fue un regalo de los estudios a la Princesa.

1Nueva Princesa de Mónaco

nueva-princesa-de-monaco

La Princesa Grace, radiante tras su boda civil, celebrada pocos días antes de la boda religiosa, el 18 de abril de 1956. Grace adornaba su vestido con un sombrero tipo Juliet muy favorecedor. Tras la ceremonia, los Príncipes se trasladaron al patio central del Palacio, donde les esperaban tres mil monegascos elegidos por sorteo, con quienes Grace y Rainiero brindaron con champán.