Carmen Lomana: trucos para tener estilo y estar perfecta

Carmen Lomana se ha convertido en un referente de elegancia. Espléndida en cualquier ocasión, además de tener unos buenos genes y cuidarse, la ‘socialité’ se caracteriza por saber hacer siempre la mejor elección para ir perfecta en cualquier ocasión.

Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Carmen Lomana para hablar de todas estas cuestiones y nos ha desvelado sus secretos de belleza, que se remontan a sus padres y a sus tías, a las que les encantaba observar en el baño mientras se arreglaban.

Carmen Lomana cuida particularmente la alimentación y nos da algunos trucos para tener una piel perfecta. Sobre todo después de su paso por ‘Supervivientes’, donde su piel resultó muy castigada al estar expuesta al sol todo el día sin protección de ningún tipo.

A continuación la propia Carmen Lomana nos da las directrices para estar perfecta y sacarse el mayor de los partidos, tengas la edad que tengas.

10Disciplinada

disciplinada

«Es la única forma, la disciplina. No puedes comprarte la crema más cara del mundo, dártela unos meses y luego irte a la cama sin desmaquillar. Desde los 13 años no me he ido sin desmaquillarse, siempre me limpiaba la piel, me daba anticelulíticas y he comido muy bien a partir del momento que me hice vegetariana».. 

9Su vuelta de ‘Supervivientes’

su-vuelta-de-supervivientes

«Cuando vine de ‘Superviventes’ tenía la piel destrozada, tras dos meses a pleno sol sin darte una crema. Cuando llegué al aeropuerto de Bogotá estaba llena de picaduras de bichos, me daban cortisona que me hizo arrugas y me he recuperado. Mi piel no se hubiera recuperado si no le hubiera metido un choque de vitaminas, de frutas, de zumos, de espinacas. Mi piel era un pellejo. Yo que siempre he tenido un pecho fenomenal, no muy grande, pero bonito, que no me importa presumir de nada…, se había hundido y estaba lleno de estrías».

 

8La alimentación

la-alimentacion

«Siempre me he cuidado mucho. No he hecho un régimen en mi vida, como cosas que me nutran, que me alimenten, no calorías vacías. Saber lo que tomo, lo que es bueno para el pelo, para las uñas, para la piel… Te ayudan a sentirte fuerte, a no cansarte».

7Se tiñe ella misma

se-tine-ella-misma

«Toda mi vida. No tengo el pelo muy oscuro, pero ahora tengo canas. Para no cambiar el color me tiño yo. Si en verano se me pone más claro, me doy otro tono. Soy un alquimista. Hay días que meto en un bol todo lo que tengo a ver qué sale. A los 18 empecé a darme mechas más claras, porque el pelo se va oscureciendo. Un día fui a la peluquería con gripe, estaba fatal, y llegué a casa rubísima. Entré y mi padre me dijo que estaba guapísima como mi madre cuando era joven, así que decidí que así me quedaba».

6Refinar el estilo

refinar-el-estilo

«Vas aprendiendo que ser elegante no es ponerte un vestido bonito y muchas joyas, es saber cómo tienes que ir vestida si vas a el campo, si tienes una comida de trabajo, una fiesta o a Ascott. En verano me gusta muy hippie, muy informal. Siempre he tenido sentido de la estética, del gusto y del color. Me compro un vestido verde y a los dos meses encuentro algo que va con mi vestido. Es algo que me resulta muy fácil, no lo pienso».

5Sus padres, dos ‘fashionistas’

sus-padres-dos-fashionistas

«He vivido en un ambiente de buen gusto por parte de mi padre y mi madre. Los dos eran unos ‘fashionistas’, aunque antes no se supiera qué era eso. Eran elegantísimos, les encataba la ropa. Iba a Pedro Rodríguez, al Dique Flotante, a Santa Eulalia, a Barcelona, donde estaban los grandes talleres, en San Sebastián estaban Pertegaz y Balenciaga.  Cuando mis dos tías se metían a arreglarse cuando venían a ver a mi madre, me sentaba en el cuarto de baño a verlas y me quedaba fascinada. Te vas formando un gusto de lo que ves. Luego hay personas que tienen más sentido de la estética, del gusto».

4Los complementos

los-complementos

«Es esencial. Tu puedes ir con un básico, con un jean y una camisa blanca, pero llevas un buen bolso y buen pelo, ir bien peinado, y ya está. Con un pantalón y un jersey negro te puedes pasar un invierno metiéndole broches, collares, pulseras… Un pañuelo, un turbante… Haciendo que algo parezca diferente. No hay nadie que se ponga los pañuelos de Hermés como las francesas. Lo bien que se combinan con el maquillaje. Me encanta ver en París a mujeres a las nueve de la mañana con los labios rojos, divinamente maquilladas, también pasa en Londres. Con un vaquero y una camisa, con el pelo limpio y bien peinado, bien maquillada, zapatos y bolso puedes ir perfecta».

3Vivir en armonía

vivir-en-armonia

«Demostré en ‘Supervivientes’ que se puede vivir muy bien, pero que también te puedes adaptar a todo, sin perder tu esencia, aunque estés en la peor de las condiciones. Creo que nunca perdí mi educación ni me puse a pelear como una bestia con nadie. Procuré vivir en armonía, desprenderme de todo, disfrutar, aunque también sufrí mucho».

 

 

2Mercadillo solidario con su ropa

mercadillo-solidario-con-su-ropa

«Esto me surgió con la gran crisis de 2008, porque empecé a ver que a los comedores sociales no iban gente como un amigo mío, otro día me llamó una amiga para pedirme un préstamo para comer. Otro amigo arquitecto le habían despedido y se había quedado en la calle.Pensé en ayudar y en vender mi ropa y todo lo que se sacara para estas causas. Fue un éxito, saqué bastante dinero y se lo di a las monjitas. Luego lo empecé a repartir y empecé a ayudar a una ONG, ‘Ningún niño sin techo’, que hacen una labor maravillosa. También regalo mucha ropa».

1Las cremas

las-cremas

«Estamos en un momento tan bueno de la cosmética que cualquier crema, una Nivea, ya es buenísima. Tienen unas formulaciones fantásticas».