Alba Carrillo no es una supermodelo y Antonia Dell’Atte así de clarito se lo ha dicho

Se calzó un gorro de cocinero, pero ni siquiera así consiguió enamorar a sus tres invitados con el menú. A pesar del nombre rimbombante de sus platos, ensalada templada a base de brócoli, coliflor, alcachofas y langostinos; un crujiente de pollo y una tarta de piruleta de postre, Alba Carrillo no solo no convenció ni a Antonia Dell’Atte, Óscar Martínez o Fortu sino que, además, sus habilidades en los fogones fueron puestas en duda.

Si bien en las dos cenas anteriores la madrileña y la italiana demostraron haber hecho muy buenas migas, la última velada la italiana optó por marcar distancia y consiguió dejar a la siempre dicharachera Alba Carrillo sin palabras. Dell’Atte, modelo de profesión como ella, quiso saber cómo había comenzado su carrera en las pasarelas. “¿Tú ya eras modelo y trabajabas con una agencia o te presentaste a un concurso y de ahí ya diste el paso?”, le pregunto.

A pesar de la inocencia de la pregunta, Alba, que se olía por dónde iban los tiros, dio un trago a su copa de vino antes de contestar tan sincera como siempre: “Yo no tenía ni idea de que quería ser modelo. De hecho, yo estaba estudiando Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad y me presenté al casting de ‘Supermodelo’ por probar suerte. Y ya de ahí pues empecé”.

La respuesta no convenció a la que fuera musa de Armani, que no dudó en darle un corte de los que no se olvidan al contarle su propia experiencia: “Claro, es que antes se trabajaba de otra forma. Las modelos trabajábamos con grandes fotógrafos y diseñadores y dependíamos de una agencia, pero ahora todo esto es otro mundo totalmente diferente. A ver, es que yo con 21 años ya tenía un contrato con una agencia de modelos y con 23 me fichó Armani. Vaya, que Alba Carrillo no es ninguna supermodelo. Si es que ahora con los ‘influencers’ y las redes sociales ha cambiado todo mucho”.

La velada podría haberse ido a pique por la tensión del momento pero la anfitriona, que estaba más que preparada, tenía un as en la manga, un disfraz de plátano que se puso para llevar el postre mientras cantaba una copla de Conchita Piquer.

Y vaya si funcionó, pues después de terminar la cena acabaron todos metidos en la cama de Alba. El que más a gusto estaba era Óscar Martínez, que no ocultó sus deseos de intentar estar más tiempo con Alba Carrillo, eso sí, a solas. Desgraciadamente, la estrategia falló y el presentador volvió a irse con las manos vacías, ¿lo intentará en la siguiente cena?

12A los fogones

a-los-fogones

Se calzó un gorro de cocinero, pero ni siquiera así consiguió enamorar a sus tres invitados con el menú. 

11Menú regular

menu-regular

A pesar del nombre rimbombante de sus platos, ensalada templada a base de brócoli, coliflor, alcachofas y langostinos; un crujiente de pollo y una tarta de piruleta de postre, Alba Carrillo no solo no convenció ni a Antonia Dell’Atte, Oscar Martinez, Fortu sino que además sus habilidades en los fogones fueron puestas en duda. 

10Muy curiosa

muy-curiosa

Dell’Atte, modelo de profesión como ella, quiso saber cómo había comenzado su carrera en las pasarelas. “¿Tú ya eras modelo y trabajabas con una agencia o te presentaste a un concurso y de ahí ya diste el paso?”, le pregunto. 

9¿Problemas?

problemas

Si bien en las dos cenas anteriores la madrileña y la italiana demostraron haber hecho muy buenas migas, la última velada la italiana quiso marcar distancia y consiguió dejar a la siempre dicharachera Alba sin palabras. 

8Sincera

sincera

A pesar de la inocencia de la pregunta, Alba, que se olía por dónde iban los tiros, dio un trago a su copa de vino antes de contestar tan sincera como siempre: “Yo no tenía ni idea de que quería ser modelo. De hecho, yo estaba estudiando Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad y me presenté al casting de ‘Supermodelo’ por probar suerte. Y ya de ahí pues empecé”. 

7¡Zasca!

zasca

La respuesta no convenció a la que fuera musa de Armani, que no dudó en darle un corte de los que no se olvidan al contarle su propia experiencia: “Claro, es que antes se trabajaba de otra forma. Las modelos trabajábamos con grandes fotógrafos y diseñadores y dependíamos de una agencia, pero ahora todo esto es otro mundo totalmente diferente”. 

6“No es ninguna supermodelo”

no-es-ninguna-supermodelo

“A ver, es que yo con 21 años ya tenía un contrato con una agencia de modelos y con 23 me fichó Armani. Vaya, que Alba no es ninguna supermodelo. Si es que ahora con los ‘influencers’ y las redes sociales ha cambiado todo mucho”, le dijo Antonia sin despeinarse. 

5Rebajando la tensión

rebajando-la-tension

Si bien la velada podría haberse ido a pique por la tensión del momento, la anfitriona estaba más que preparada y es que tenía un as en la manga, un disfraz de plátano que se puso para llevar el postre.

4Vena artística

vena-artistica

Además, Alba les deleitó con una actuación en directo, imitando a la mismísima Conchita Piquer con una de sus coplas. 

3Todos a una

todos-a-una

Y vaya si funcionó, pues después de terminar la cena terminaron todos metidos en la cama de Alba. 

2Volvió a intentarlo

volvio-a-intentarlo

El que más a gusto estaba era Óscar Martínez, que no ocultó sus deseos de intentar estar más tiempo con Alba, eso sí, a solas. 

1¿Surgirá el amor?

surgira-el-amor

Desgraciadamente la estrategia no funcionó y el presentador volvió a irse con las manos vacías, ¿lo intentará en la siguiente cena con Alba o volverá a besarse con Antonia?