Domingo, 25 de septiembre de 2016

Amalia, nueva princesa de Orange y la heredera más joven de la realeza europea

El 30 de abril, día de la coronacion de los reyes guillermo y maxima de holanda, su primogénita y heredera, la princesa amalia, se convertira en la nueva princesa de orange

1. Su nueva vida como heredera

Para Amalia de Holanda, la llegada de sus padres, Guillermo y Máxima, al trono supondrá un gran cambio en su vida. No solo se convertirá en la heredera, sino que dentro de unos meses ella y sus hermanas tendrán que dejar su adorada casa de Vila Eikenhorst, en Wassenaar para trasladarse al castillo de Huits ten Bosch, la residencia oficial de los reyes.

2. “La niña más linda del mundo”

La princesa Amalia nació el 7 de diciembre de 2003, en el hospital Bronovo de La Haya. Pesó 3,310 y midió 52 cms. Para Máxima fue un embarazo complicado, pues debió guardar reposo los dos meses últimos a causa de una eclampsia que le puso en peligro a ella y al bebé. Todo salió bien y Máxima dijo orgullosa: “Es la niña más linda del mundo. Amalia es un un encanto, un bebé muy sano que sólo llora cuando tiene hambre. Eso sí, cuando quiere comer, quiere comer mucho”.

3. Una de sus madrinas es Victoria de Suecia

Amalia fue bautizada el 12 de junio de 2004 en la iglesia San Jacob de La Haya. Sus padrinos fueron Victoria de Suecia, Samantha van Welderen, sus tíos Constantino de Holanda y Martín Zorreguieta, Herman Tjeenk Willink (vicepresidente Consejo Estado) y Marc ter Haar. Le impusieron los nombres de Catalina, Amalia, Beatriz, Carmen y Victoria. Los dos primeros por sus antepasadas   Catalina de Nassau-Orange (1637-1708) y su madre Amalia de Solms-Braunfels (esposa de Federico de Orange). Beatriz y Carmen en honor de sus abuelas y Victoria por su madrina, la princesa Victoria de Suecia. Un total de 1.200, entre familia, amigos, representantes de las Casas Reales extranjeras y representantes del Gobierno holandés presenciaron el bautismo de la futura soberana.

4. Su primer cumple

Amalia era un bebé alegre y vivaracho cuando sopló la primera vela de su tarta de cumpleaños. Hubo una sencilla fiesta en la que también participó su abuela, la reina Beatriz. Acaparaba la atenciones y mimos de todos y una orgullosa Máxima dijo: “Es una niña muy despierta que mira el mundo con ojos llenos de curiosidad”.

 

5. Muy unida a sus hermanas

La nueva princesa de Orange comparte una infancia feliz junto a sus hermanas las princesas Alexia y Ariane, con quienes siempre se ha mostrado cariñosa y protectora.Van al mismo colegio y comparten una maravillosa habitación de juegos en Vila Eikenhorst. Sin embargo, Máxima quiere que sus hijas asuman sus privilegios y anima a las niñas a ayudar a los demás, y han llegado a romper sus huchas para colaboorar con ongs. Tres niñas encantadoras por las que los holandeses siente auténtica adoración.

6. Dama de honor en la boda de Victoria de Suecia

Aún no había cumplido los 7 años cuando el 19 de junio de 2010 la princesa Amalia hizo su debut en la realeza como dama de honor en la boda de su madrina, la princesa Victoria de Suecia. La primogénita de los futuros reyes Guillermo y Máxima estaba encantada, pues ese día estrenó su primer vestido largo.

7. ¡Al cole!

Según las leyes escolares holandesas, los niños empiezan a ir al colegio al día siguiente de cumplir los cuatro años. Así, el 10 de diciembre de 2007 la princesa Amalia comenzó su educación elemental básica en la Openbare Bloemcampschool, en Wassenaar, escuela a la que se fueron incorporando sus hermana Alexia y Ariane. Vemos a Guillermo y Máxima con sus tres hijas cuando Ariane empezó su vida escolar el 11 de abril de 2011.

8. Continuadora de un matriarcado

El año pasado Amalia participó en su primer acto oficial cuando acompañó a su abuela, la reina Beatriz, a la clausura del Campeonato de Europa de Doma. Curiosamente, su padre, el rey Guillermo Alejandro, será un «paréntesis» en el matriarcado de la Corona holandesa, que antes ha conocido además del de Beatriz, los reinados de Emma (reina regente), Guillermina y Juliana. En su día, Amalia está llamada a sucederlas.

9. Tan expresiva como su madre

Todos coinciden en señalar que físicamente la princesa Amalia se parece mucho a su abuela Beatriz, sin embargo ha heredado la sonrisa y la expresividad de su madre, Máxima. A la nueva princesa de Orange, que es una buena estudiante, le encantan el hockey hierba, el judo, el ballet, la equitación y el violín.