Spa Niwa un descanso exclusivo en el corazón de la miel y la lavanda.

Hay lugares que están diseñados con la idea de hacerte la vida más fácil, o al menos unas horas (las que tú quieras!). Es el caso de Niwa, un Spa ubicado en el pueblo alcarreño de Brihuega.

A menos de 90 km de la capital encontramos este edén de agua y masajes para realizar un detox mental y poder aparcar el estrés que cada uno carga en su mochila personal.

Y que mejor lugar que Brihuega, también conocido como el Jardín de la Alcarria. Y es que es aquí donde los campos se tiñen de morado y el olor a lavanda lo inunda todo. Al llegar la primavera este entorno se covierte en nuestra particular toscana ibérica.  Y es que no  sólo su famosa miel sino también la preciosa lavanda son seña e identidad de esta pequeña localidad.

Es aquí donde Niwa se asienta para ofrecer a sus visitantes un paréntesis en sus vidas.  En contraste total con su entorno nace este spa con espíritu zen y alma moderna. Su filosofía importada de Asia, combina los saberes orientales junto a una amplia selección de masajes con productos orientales y locales. Mi estancia en Niwa me teletransportó a esas camillas balinesas de la playa de Gili donde disfrutar de un masaje al atardecer era lo mejor del día.

 

Por otro lado Niwa tiene ese alma moderna que se aprecia en la estética de su edificio, las cuidadas instalaciones con piscinas de diferentes temperaturas y  en sus amplias habitaciones dotadas con todas las comodidades necesarias para disfrutar de un descanso.

Flores, miel y fruta te dan la bienvenida en Niwa para seguir con el disfrute de su spa dotado de todo lo necesario para sumergirte en el relax total que todos necesitamos alguna vez.

 

Y tras disfrutar de su sauna , baño turco y contrastes de agua llega la hora del masaje asiático. Una extensa y cuidada carta de masajes será lo único que te estrese en Niwa. Y es que elegir entre tanto maravilloso masaje se convierte en una difícil tarea!

Nuestra elección fue el Hilot a base de hojas calientes de plátano y el de la casa de Miel de la Alcarria ambos de 60 minutos. Una hora de puro relax y descanso exclusivo.

La oferta de descanso se puede completar con un paseo por Brihuega. El Museo Max, la Real Fábrica de Paños de Carlos III, o sus preciosas iglesias son algunas paradas obligadas.

Sin embargo mi opción fue claramente descansar y disfrutar tirada en la cama de las gotas de agua que resbalan por la ventana de mi habitación. La excusa de «como llueve» fue mi mejor aliada para conseguir disfrutar aún más de Niwa.

Prometo volver…no me pierdo un atardecer en esos campos de lavanda!

@Mysevendays

@spaniwa

#descansoexclusivo

#porfavornomolestar