Skull St una taberna canalla con mucho rollo

“La vida está hecha para desgastarse y no para ir con cuidado (…) y queremos que el cliente venga a compartir, a comer con las manos y a dejarse en casa los complejos para disfrutar de la sencillez del bareto de toda la vida”.

Así de claro, divertido y rotundo es Carlos Nuñez el creador de Skull St, la nueva taberna canalla y descarada de la capital. El conocido chef y asesor gastronómico nos presenta este espacio tan atrevido como él mismo.

Y es que sus palabras no pueden ser más acertadas a la hora de definir el concepto de esta taberna moderna donde la esencia de los buenos sabores y las elaboraciones tradicionales también están presentes.

Lo que quiere Skull es llamar la atención y sin lugar a duda lo consigue. Son muchas las herramientas con las que juega para no pasar inadvertido comenzando por sus recetas y sabores  y pasando por un concepto de decoración divertido, colorido y único. Sin olvidar su gran barra, protagonista indiscutible de este local. El alma y corazón de Skull se encuentran en ella y es aquí donde se terminan los platos y se tiran las mejores cañas para disfrute de la vista y gusto del comensal.

En su carta encontramos platos ingeniosos creados con las vivencias y aromas de los viajes, la madurez de la experiencia y la filosofía del recetario tradicional transformado a modernos sabores. Todo con un respeto llevado al límite por el producto donde la materia prima del norte destaca sobre las demás debido a los orígenes gallegos del chef.

Corazón y alma rebelde para la creación de 20 platos que no pasan indiferentes a nadie. La clara inspiración a típica taberna la encontramos gracias a sus raciones de ensaladilla rusa con polvo de mojama, bocata de calamares con mahonesa de lima o la croqueta tempurizada de sepia y gamba. Como veis platos muy de bareto en esencia pero transformados en auténticas delicias gourmet gracias a la mano y el toque Skull.

No dejar pasar en vuestra comanda los refrescantes sabores del saam de pulpo con salsa de aguacate y lima o el marinado de pescado de temporada con huancaína cítrica.

 

Deliciosas son sus creaciones sobre crujiente coca de pan como los encurtidos y pico de gallo o el steak tartar con jalapeño (este último para quitar el sentido!).

Un cocina que no deja de sorprender a un comensal que cada vez quiere más. Y es lógico porque quién puede resistirse a platos creados con mimo y tiempo? Su costilla de ternera glaseada y horneada durante 36 horas servida con salsa bbq japo y naranja y sus exquisitas alcachofas a la brasa con velo ibérico son buenísimos ejemplos.

De sus tres broches dulces destaca la tarta de queso Gamoneu servida con maracuyá. E X Q U I S I T A !

Esta experiencia gastronómica se vive en un entorno industrial descarado y genuino donde los detalles no pasan desapercibidos. Mesas altas y bajas rodeadas de coloridas paredes que simulan contenedores de carga. Espejos en el techo, sillas con pedales y grandes calaveras ayudan a su preciosa barra a destacar aún más. Un espacio divertido y singular que se identifica a la perfección con la filosofía skull.

Skull llega para convertirse en tu local favorito de la ciudad donde disfrutar de la buenísima gastronomía se convierte en una experiencia genuina e informal.

Lo bueno: Su impecable oferta gastronómica puede ser desgustada en su espacio principal o en un comedor privado perfecto para reuniones de amigos. Además Skull sumará a su oferta una deliciosa terraza urbana en la Plaza del Rey durante los meses de calor.

Lo mejor: Skull apuesta por la pareja de combinado y comida con una propuesta de insólitos maridajes a base de cócteles con y sin alcohol servidos en cráneos de cristal. Una tendencia en alza que permite al comensal beber alcohol de forma tranquila y que funciona como una extensión del plato.

Precio medio: 25 €.

Dirección: Barquillo, 8 Madrid. Tel: 91 173 43 46.

 

@mysevendays

@skullstmadrid

#baretosgourmet