Para soñar entre viñedos

Hospedarse en este hotel de cinco estrellas es un lujo en todos los sentidos. Un capricho que regalarse porque su recuerdo perdurará… Cada una de sus 22 habitaciones está concebida para facilitar el confort más absoluto, con una decoración, moderna, pero «estricta», para que nada altere la armonía. Lo más sorprendente son las espectaculares vistas de los viñedos.Y precisamente desde los viñedos, la silueta de la abadía en la lejanía te hará sentirte como si estuvieras en la campiña francesa o en la Toscana.

No dejes de visitar su bodega, donde elaboran los mejores caldos mediante los procedimientos más sofisticados, pero sin perder de vista las técnicas tradicionales. Unos vinos que podrás degustar en su restaurante Refectorio, donde te sorprenderán platos en los que reinventan la cocina tradicional.