Irina Shayk, casual en el Soho