Emma Watsson: sofisticada en blanco y negro