Las manos marcan la diferencia

Las manos marcan la diferencia

Siguen siendo tendencia. Las manos, están de moda. Y nos referimos a los tratamientos en los que se convierten en las protagonistas. ¿El motivo? La personalización y que nos cuentan muchas cosas que sin ellas no sabríamos.

Las manos siguen siendo la mejor herramienta en los centros de belleza

Una vez más, es evidente que la tecnología ha llegado a los centros de belleza. Y lo hace para quedarse. Pero no olvidemos que, siempre, debemos hacer un diagnóstico certero y personalizado. Y algo más, el remate mágico de unas manos profesionales marcará la diferencia. De hecho existen magníficos protocolos faciales. Y están trabajados exclusivamente con las manos que proporcionan unos resultados de impacto. Si sumamos la destreza profesional con el mejor producto, podemos conseguir efecto lifting sin necesidad de pasar por quirófano. Parecerá que hemos entregado a la esteticista un bisturí, pero en este caso, cosmético. 

La tendencia, una vez más, hacia lo natural, hacia la efectividad y el placer del trabajo de unas manos profesionales es cada vez mayor. Es el caso del masaje Kobido. Procedente del antiguo Japón y exclusivo, antiguamente,  de emperadores y emperatrices. Actualmente al alcance de muy pocos profesionales que se han formado, como en el caso de nuestra experta, con el maestro Ahogo Mochizuki sucesor del linaje Kobido. Quiénes desarrollan tal destreza son unos pocos elegidos. En los centros Carmen Navarro tenemos la suerte de contar con una de esas alumnas. La combinación de maniobras muy precisas de masaje profundo con movimientos y pases de relajación y de estimulación es muy certera.

Las manos profesionales son capaces de realizar trabajos artesanales y con resultado de impacto

La eficacia de las manos

El masaje Kobido se caracteriza sobre todo por la velocidad de las manos y dedos. También de cómo se alternan ambas. Las velocidades lentas para conseguir la relajación y las rápidas para estimular y conseguir el efecto de lifting. Aunque por la velocidad que imprimen parece que vuelan sobre el rostro no molestan ni imprimen dolor. Todo lo contrario. Los resultados son notables desde la primera sesión. Y se potencian cuando se establece un programa continuado. Se consigue atenuar arrugas y una piel llena de luz y oxigenada. Es un rejuvenecimiento facial absoluto.

La vuelta a las técnicas manuales es evidente pero está claro que la ayuda de las nuevas tecnologías se ha convertido también en un imprescindible en los centros de belleza. La suma, en definitiva, es la clave. 

Otras técnicas en las que las manos son la clave

Con el objetivo de rejuvenecer,  hidratar y reestructurar el tono empleamos una técnica muy bien definida con cosméticos a base de microcristales de corindón, cuarzo y ácido hialurónico, con el masaje lissage y un masaje emoliente que se encarga de activar la piel.  La fase clave es el masaje antigravitacional que se realiza con un GOMMING formado por azucares simples. Se realiza en tres fases:  oxigenación, onda y bombeo.

Con el fin de reconstruir el el manto hidrolipídico se finaliza con un masaje nutritivo.

Las manos marcan la diferencia

No hay comentarios

Dejar una respuesta

  Acepto la política de privacidad

Debes aceptar la política de privacidad para poner comentar