El cuello no engaña

El cuello no engaña

Bajo este mismo título, “El cuello no engaña”, la escritora estadounidense Nora Ephron publicó una divertida novela. En ella describía las preocupaciones estéticas, emocionales y psicológicas de un grupo de amigas al traspasar el umbral de los 50. Todo se podía disimular, todo tenía un “retorno a la juventud”. ¿Todo? ¡No! las arrugas del cuello eran indelebles, marcando la edad sin contemplaciones.

El cuello delata la edad y debemos tratar esta zona con esmero

La novela tiene ya 20 años y aunque los milagros no existen, las nuevas tecnologías estéticas combinadas con la cosmética diana, han conseguido sustituir el “cuello de cisne o el fular”. Es una manera de enmascarar sus arrugas y flacidez y lo hacemos con  soluciones que retrasan el envejecimiento e incluso reparan sus estragos.

Un gesto tan sencillo como extender las cremas de tratamiento más adecuadas hacia el cuello, obran maravillas. ¿Más? Prevenir los años con la ayuda de la nueva aparatología (Radiofrecuencia, microcorrientes, láser…) O la última máquina que ha llegado a los Centros Carmen Navarro: el Caci Sinergy. Trabaja simultáneamente las microcorrientes de muy baja frecuencia con la terapia de Luz Led y la Onda TSUNAMI. El objetivo: reeducar la musculatura. Un protocolo procedente de la medicina que obtiene resultados desde la primera sesión.

¿Cómo trabajar la zona del cuello?

El Caci Sinergy es un aparato que combina varias tecnologías ya aplicadas en estéticas procedentes de la ciencia médica. ¿Pero en qué consiste? Es un método Británico, famoso por utilizar microcorrientes de baja intensidad. Y lo hace con muy buenos resultados para tratar la parálisis facial.

Con Caci Sinergy podemos trabajar además otras zonas del rostro

Tiene tecnologías exclusivas y patentadas como SPED. Trabaja simultáneamente las microcorrientes de muy baja frecuencia con la terapia de Luz LED, o la Onda TSUNAMI. Y su poder de acción aumenta según penetra en el tejido, sin irritar la superficie. Algo muy eficaz en la zona que hoy nos preocupa: el cuello.

Así mismo, es capaz de trabajar técnicas de dermoabrasión orbital reforzada con Luz LED. Puede ser roja o azul, dependiendo de las necesidades de la piel. Es ideal para las arruguitas de expresión como las patas de gallo o las peribucales, así como las del escote o el cuello. Además, uno de sus manípulos, el peine rellenador de arrugas tiene unos efectos muy beneficiosos sobre las arrugas más profundas.

¿Para qué está recomendado?

Un aparato multifunción que tiene varias posibilidades. Reeduca la posición de la musculatura facial, del cuello y el cuerpo. Consigue mejorar desde la primera sesión, flacidez, arrugas, bolsas, cicatrices, acné en distintos grados, estrías, daños solares e incluso celulitis. Renueva, tonifica, rejuvenece, realza y trabaja el contorno tanto a nivel facial como corporal.

Aunque ofrece resultados desde la primera sesión, lo ideal para conseguir los efectos deseados y duraderos es realizarse entre 10 y 12 sesiones, dependiendo del problema a tratar y siempre tras realizar un diagnóstico preciso por parte de nuestros especialistas.

 

El cuello no engaña

No hay comentarios

Dejar una respuesta

  Acepto la política de privacidad

Debes aceptar la política de privacidad para poner comentar