La respuesta de María Teresa Campos a los que la critican sin...

La respuesta de María Teresa Campos a los que la critican sin piedad

No es María Teresa Campos una mujer tibia, de las que nadan y guardan la ropa, y eso me gusta de ella. Que no se calla, que es como las estrellas de antes, como María Félix, que respondía a las insolencias con frases demoledoras, como Sara Montiel, que solo tenía que esgrimir un joyón para callar a las envidiosas.

María Teresa Campos, que se ha recuperado en tiempo récord de un ictus, está demostrando tener una gran fortaleza y pasión por su trabajo. Así que no ha tenido problemas en retomar ‘Las Campos’, viajar hasta Nueva York, luego a Miami y ahora a Japón.

En estos días Carmen Lomana se ha empleado a fondo con María Teresa Campos y su paso por Nueva York, donde se ha vestido de Audrey Hepburn en ‘Desayuno con diamantes’ y se ha plantado en ‘Tiffany’s’, sin pudor ni sentido del ridículo. Como debe ser. Porque en ciertas etapas de la vida uno tiene que estar de vuelta de todo y hacer lo que se le antoje porque si no estaríamos traicionándonos a nosotros mismos.

María Teresa Campos igual no ha leído las declaraciones de Carmen Lomana o si las ha leído no ha entrado al trapo, porque no hiere quien quiere sino quien puede. La ‘socialité’ se ha atrevido a verbalizar lo que mucha gente piensa y pocos tienen la osadía de poner blanco sobre negro. Yo mismo intenté contactar con ella, porque me parecía tremendo lo que había dicho, pero no me respondió. No creo que por arrepentimiento, porque no es la primera vez que hace declaraciones tan provocadoras. Basta con seguirla por las redes sociales.

Al igual que María Teresa Campos ha sido muy osada vistiéndose de Audrey Hepburn en ‘Desayuno con diamantes’, Carmen demuestra que no hay edad para ponerse transparencias muy reveladoras.

Carmen Lomana tiene una trayectoria y María Teresa Campos otra, a años luz una de la otra. La primera es a mi juicio una de las mujeres más elegantes de España y ha sabido crearse un personaje, ser colaboradora en la radio, imagen de marcas y brillar en los photocalls, pero la segunda, ‘la Camper’, como la llaman mis amigos más hábiles a la hora de deformar nombres, es la más grande. Como la Jurado, pero en lo suyo.

No sé si María Teresa Campos responderá, yo si fuera ella no lo haría, y si se producirá un choque de trenes entre ambas si llegan a encontrarse. Me parece innecesario atacar así a alguien que tiene todo su derecho a divertirse o a convertirse en un ‘reality’ si le sale de un moño postizo o si es una manera de salir adelante económicamente o ayudara a sus hijas. Está en su derecho.

“Tengo amigos en Nueva York y media ciudad se está riendo de María Teresa Campos por exponerse de una forma tan ridícula, que no le corresponde ni por edad ni por condición”, dijo Carmen Lomana en Vanitatis sobre María Teresa Campos, dándole un estatus que la periodista malagueña no tiene, porque cómo se va a reír media ciudad de alguie que allí es anónimo…

Carmen Lomana fue muy severa con este espectacular vestido de Teresa Helbig que lució recientemente, pues lo consideraba poco apropiado para la ocasión. Hubo especialistas en moda que no compartieron su punto de vista y lo consideraron un acierto.

De todas formas, Carmen es así, apunta y dispara. A veces da la impresión que buscando deliberadamente la polémica. Si se atreve con la reina Letizia, a quien juzga como si ella fuera experta en protocolo real, cómo no se va a atrever con María Teresa Campos, que ahora no es lo poderosa que fue hace quince años, cuando ella era un personaje anónimo.

Frisando ya las fiestas navideñas hago desde aquí un llamamiento a la concordia universal y le recomendaría a Lomana, con quien pasé un día estupendo haciéndole un reportaje en su casa hace un par de años, que no sea tan dura con los demás, porque, como canta su amiga Alaska, la maldad siempre se vuelve… Eso sí, que no se corte, porque las chicas son guerreras.

La respuesta de María Teresa Campos a los que la critican sin piedad

No hay comentarios

Dejar una respuesta