Gustavo González: la venganza de su mujer puede ser tremenda

Gustavo González: la venganza de su mujer puede ser tremenda

Es un culebrón que me da pereza. Muchísima. Máxima. De hecho, me parece una de las historias televisivas de ‘Sálvame’ que más vergüenza, nada de ajena, propia, me está dando. Y diréis… ¿por qué lo ves? Porque es mi trabajo. Al lío…

Gustavo González se ha convertido en una especie de galán otoñal al lado del hipster Mark Hamilton, que tiene nombre de corredor de Fórmula 1, pero que esconde detrás de su poblada barba una lentitud de reflejos y unos principios de pacotilla que espeta en todos los programas de Mediaset España. Va de buen padre, de perdona-vidas, de podría hacer y no hago, pero ahí está dando notoriedad a una historia que no beneficia a los colaterales pero sí al bolsillo de los protagonistas.

Que igual él no cobra (lo dudo) y lo hace todo por una audiencia ávida de emociones fuertes y estercoleros emocionales.

Gustavo González ha pedido perdón a su mujer en televisión, pero… ¿cómo se justifica una relación paralela que ha durado nueve años?

María Lapiedra, a quien dan lo suyo Dinio y su hermano en un vídeo que circula gratuitamente por internet, también está sacando rendimiento a un ‘affaire’ más antiguo que el hilo negro (el del señor casado y la querindonga en la sombra9, mientras yo me pregunto: ¿cómo estará la mujer de Gustavo?

De momento, leo por ahí que el divorcio podría complicarse, en términos económicos, que a mí me parece lo de menos, porque el dinero va y viene, pero las heridas muchas veces se quedan abiertas y supuran una pus que impregna el devenir de tu vida cotidiana. Y es ahí donde Gustavo lo pagará. Muy caro, seguro.

Mark Hamilton y María Lapiedra, una pareja que no tiene problemas en airear detalles de su vida personal como para sonrojar hasta a los menos escandalizables.

Sembrar odio genera odio y las palabritas no se las lleva el viento, como cantaba Nuria Fergó. El espectáculo televisivo que están dando estos dos tendrá consecuencias más graves de lo que pueden suponer y, si fuera la mujer de Gustavo González, algo que prefiero ni imaginarme, guardaría silencio. Porque es más cortante y doloroso que el canto de una hoja de papel, da altura moral y retrata al que pronuncia valores humanos en vano.

La mujer de Gustavo González es el único ingrediente que nos falta en esta paella televisiva tan indigesta y, como espectador, me gustaría saber su parecer y adentrarme en este estercolero a través de su punto de vista, pero como persona me parece que hace lo correcto.

Callarse es la respuesta.

Gustavo González: la venganza de su mujer puede ser tremenda

2 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con el artículo. Esto es patético y bochornoso. Gustavo tendrá lo que se merece. Parece que le consiente todo a su amante y así le va. Se merecería que sus hijos no le volvieran a mirar a la cara y de su ex mujer espero dos cosas: que se mantenga en silencio, que ya se mataran los otros solitos, y que le saque todo lo que pueda en el divorcio. En cuanto a la amante, me parece una impresentable simplemente. No todo vale por dinero.

  2. El marido de nombre de corredor de Formula 1….ya hace días que me pregunto a que viene lo de Hamilton , capricho supongo?
    Que trio tan PATETICO , los tres , nadie se salva …
    Y la esposa mejor no salga y no se ensucie , ya veremos , tiempo al tiempo (el dinero es tan tentador)
    Leí por ahí que se ha quedado descansada al enterarse del pastel , pues no solo iba con esta , se ve que Gustavo le ponía buena cornamenta ….

Dejar una respuesta